AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Día internacional contra el trabajo infantil: Dos de cada diez empresas de Mendoza tenían a niños trabajando en la cosecha

leave a comment »

12/06/08
Fuente: Los Andes | Zulema Usach

De 45 inspecciones que realizó la Subsecretaría de Trabajo, resultó que había 77 chicos, de los cuales 27, todos menores de 14 años, prestaban servicios en finca y chacras. Ayudan a sus padres a cosechar, trenzan ristras de ajo o empacan los cultivos de la temporada. Limpian vidrios en las esquinas, arman ladrillos, cuidan autos de noche, venden flores o reparten folletería en la calle. Seleccionan en los basurales el material que luego venderán en la chacarita o limpian casas ajenas para ayudar a su familia …

En el campo o la ciudad, las situaciones cotidianas que viven miles de niños muestran que el trabajo infantil es una deuda pendiente en la Argentina. Mendoza no es la excepción, pese a la existencia de leyes, decretos y convenios internacionales que prohíben toda clase de actividades que vulneren el derecho de los más chicos a tener una infancia plena y saludable.

Hoy el mundo conmemora el Día Mundial contra el Trabajo Infantil. Pero poco es lo que hay para festejar. Ocurre que a la carencia de estadísticas y relevamientos actualizados a nivel local y nacional, se suma la falta de articulación entre las distintas áreas del Gobierno, las empresas y las ONG para concretar políticas que den respuestas de fondo a la problemática.

Sólo tomando como referencia las inspecciones que la Subsecretaría de Trabajo realizó en las zonas rurales de Mendoza entre enero y mayo de este año, es posible obtener un panorama de la situación.

En total, 45 firmas fueron relevadas desde el 21 de enero hasta el 20 de mayo de 2008. Las sospechas surgieron a partir de denuncias recibidas en las oficinas de Trabajo o bien a partir de recorridos realizados según las regiones agrícolas en las que es más factible cosechar frutos de estación, de acuerdo a la temporada del año.

Como resultado, los inspectores encontraron que entre las familias relevadas había 77 niños (de hasta 18 años), de los cuales 27 (todos menores de 14 años) estaban trabajando en las plantaciones de ajo, papa, tomate o zanahorias.

A modo de proyección, en un promedio, dos de cada diez firmas locales no respetan la legislación vigente (ver aparte). Como resultado de estos operativos, la Subsecretaría sancionó a ocho propietarios. Incluso, uno de estos casos fue judicializado, cuando un niño de 12 años fue encontrado cosechando ajo en la finca El Resguardo S.A., ubicada en Los Álamos, Maipú.

Según consta en los registros, esta firma funciona a través de una cooperativa.

Las familias numerosas que llegan de otras regiones o de países limítrofes son las más explotadas. “En general son cosechadores que llegan con sus hijos para trabajar en las fincas y después se vuelven al norte, cuando es la temporada de la caña de azúcar”, explicó Lino Ugarte, inspector de la Subsecretaría.

Para Ángeles Angulo, coordinadora de la Comisión Provincial para la Erradicación del Trabajo Infantil (Copreti), un hecho que facilita la explotación de niños -sobre todo en las zonas de campo- tiene que ver con la existencia de creencias y mitos erróneos que “naturalizan” el trabajo infantil; es decir, que lo muestran como algo normal e incluso beneficioso.

Bárbara Simón, socióloga e integrante del cuerpo de inspectores, coincidió en que “es necesario un quiebre cultural en este sentido. Pero esto debe estar acompañado de un sistema eficiente, capaz de contener la situación de las familias y del niño que es quitado de su ámbito laboral”.

No sólo el acceso a los juegos o la educación les es negado a ellos, sino que la amenaza a su salud -e incluso su vida- están latentes tanto en las zonas urbanas como en las rurales. Accidentes viales, violencia callejera, drogadicción e intoxicaciones forman parte de los riesgos. A esto se agrega que en general las actividades se desarrollan sin ningún tipo de protección social.

En este sentido, la importancia de decisiones políticas y empresariales que bajen a tierra aquello que está establecido en las leyes, no es menor. Es que a pesar de la existencia de campañas parciales, becas o planes sociales vigentes, aún queda mucho camino por andar para que en Mendoza se revierta el panorama de las familias más pobres.

Durante su campaña el gobernador Celso Jaque incluyó el trabajo infantil como una de las tantas problemáticas sociales que requieren de un abordaje integral. Lo incluyó como uno de los aspectos de su remanido plan para combatir el delito en la provincia.

Pero lo concreto es que hoy, la falta de políticas acordes se traduce en carencia de inversión y personal dedicado específicamente a infancia.

Sin ir más lejos, el Servicio de Protección de Derechos (dependiente de la Dinaadyf) funciona con 46 operadores. Algo similar sucede en las comunas.

A esto se suma que la última Encuesta de Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes fue realizada en 2004. Allí, el promedio de Mendoza (8,8%) supera en dos puntos a la media nacional.

Fuente: Los Andes

www.losandes.com.ar/notas/2008/6/12/sociedad-363749.asp  

Written by danroc

12, junio 2008 a 9:23 am

Publicado en AWPro, noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: