AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Chile: Evaluación del año vitivinícola 2007/2008. Una vendimia extrema

leave a comment »

11/08/08
Fuente: El Mercurio | Eduardo Moraga Vásquez

El frío invernal y la sequía convirtieron a la vendimia 2008 en una de las más difíciles de los últimos años. Se estima una caída de hasta un 15% en la producción en tintos. Mientras el merlot presentó serios problemas de deshidratación, los pinot noir apuestan al mejor año en su corta historia en el país. Complicada. Engañadora. Caprichosa. Adjetivos no faltan. Lo que sí está claro es que la vendimia 2008 tuvo los nervios de punta a los enólogos. Desde Elqui a Traiguén el año vitivinícola estuvo marcado por duros golpes climáticos …

El invierno de 2007 entre los más fríos que se tenga memoria, con nevazones incluidas, afectó a las parras. En la primavera, las bajas temperaturas siguieron haciendo de las suyas justo en el momento más delicado para las parras y afectaron la cuaja, el proceso más delicado. El resultado fue que se dañaron las flores y hubo una cantidad menor de granos por baya y un diámetro más pequeño de ellas.

Para alivio de los chilenos y para preocupación de los enólogos, el verano fue el más cálido y seco en años.

Claramente, la temporada enológica 2007–2008 fue una de extremos.

Algo que a primera vista puede parecer negativo, considerando que Chile se diferencia del resto del mundo enológico por su estabilidad, año tras año.

Pero cabe recordar que, justamente, en el resto del mundo son los años más complejos en los que se producen algunos de los mejores vinos. Por eso el desafío para los enólogos no sólo estuvo en el campo, sino que ahora se está dando en las bodegas, con la lucha por limar las asperezas de un año complicado y rescatar su carácter particular.

A continuación, una muestra de las características que marcaron la vendimia 2008 y qué esperar de los vinos de esta añada.

Calidad dispareja

Cuando se esperaba que la vendimia comenzara muy retrasada por el frío invernal y primaveral, el caluroso verano puso el pie en el acelerador y las bayas terminaron recuperando el tiempo perdido.

El problema es que el aumento del azúcar tendió a caminar más rápido que la madurez de los taninos de las uvas. Sólo un buen manejo de huerto y alguna ayuda del microclima del terroir ayudó a manejar de mejor forma esas variables.

La decisión fue esperar demasiado la madurez de las bayas, sacrificando un mayor nivel de alcohol, o cortar antes, logrando un menor nivel de esa variable, pero alcanzando notas más verdes y taninos más rústicos.Todo un acertijo que se repitió de norte a sur.

Es por eso que el gran premio de 2008 irá a los enólogos que supieron resolver correctamente esa ecuación.

El drama del merlot

Si quedaba alguien que todavía se resistiera a aceptar que el merlot presenta serios errores de plantación en Chile, este año debió terminar de convencerse.

La falta de lluvias en invierno y primavera, junto al calor estival potenciaron como nunca la deshidratación de las bayas.

De hecho, en zonas como Colchagua la caída de producción llegó al 40 por ciento.

La razón es que esta variedad es una de las más sensibles a la sequía y el calor. Sin embargo, en Chile se plantó en zonas muy cálidas. Un error que las viñas terminaron por pagar muy caro esta vendimia.

Caída en la producción

La formación de racimos con menos granos y que éstos tuvieran un diámetro más pequeño, obra y gracia de los fríos primaverales, provocó una tendencia a la caída en la producción.

Según la Asociación de Ingenieros Agrónomos Enólogos, en tintos la baja rondaría entre el 10 y el 15 por ciento de la producción esperada para la vendimia 2008.

Eso sí, como generalmente las viñas restringen la producción de las parras, muchas de ellas pudieron hacer uso de ese “colchón” para aminorar la caída.

Además, se estima que una parte de las uvas de mesa que no pudieron ser exportadas, debido a la lluvia del 27 y 28 de marzo, fueron a parar a las cubas de fermentación de vinos corrientes.

Debido a esos dos factores, la caída real del volumen de la vendimia 2008 sólo se verá una vez que se terminen de embotellar las últimas partidas.

Lo que sí ya quedó claro es que en 2008 la industria del vino chilena tuvo un cambio de tendencia en cuanto al equilibrio entre la oferta y la demanda de la materia prima.

Hasta hace un par de años la sensación predominante es que había un exceso de oferta de uva, lo que de tanto en tanto deprimía los precios. Sin embargo, el alza de las exportaciones está generando una mayor demanda por uvas viníferas.

De esta forma, la caída de 2008 sólo adelantó un cambio que se vendrá con fuerza en los próximos años. Parece que esta vez la mano viene mejor para los agricultores que venden su fruta a las viñas.

Opiniones

Francisco Ponce,

ENÓLOGO DE VIÑA GARCÉS SILVA

Debido a problemas ambientales y, posiblemente de nutrición, las parras tuvieron problemas de cuaja en la primavera. Lo otro llamativo es que se dio una vendimia bastante tardía en las zonas costeras, pues la falta de lluvias permitió esperar más la madurez enológica de la uva. En el caso específico de la zona de leyda, en el valle de san antonio, a pesar de que las plantaciones son jóvenes, ya están mostrando equilibrio y una expresión de terroir interesante.

RENÉ MERINO

PRESIDENTE DE VINOS DE CHILE

A pesar de los temores que había en la industria vitivinícola a comienzos del verano, esta vendimia fue más normal de lo que se pensó. Aunque hay realidades particulares en cada zona del país, en términos generales, la cosecha de 2008 fue buena. Tuvimos un año con volúmenes de producción dentro de lo esperado, aunque con algo menos en cabernet sauvignon y chardonnay. La calidad también fue positiva. Vamos a pelear cuotas de mercado importantes en ee.uu., Desplazando la oferta de otros países.

Andrés Sánchez,

ENÓLOGO DE VIÑA GILLMORE

En general, esta vendimia estuvo marcada por temperaturas muy cálidas. De hecho, en varios se presentó deshidratación de las bayas. Como país, la partida fue un poco más lenta, pero luego la madurez se vino de golpe. Esas dificultades exigieron mucha más atención en la viña por parte de los enólogos. En algunos casos, lo correcto fue cosechar antes de que la madurez fuera completa. Es por ello que los resultados van a ser muy diferentes entre quienes supieron interpretar realmente las características de este año.

Felipe de Solminihac, ENÓLOGO DE VIÑA AQUITANIA

Lo que más destaco de esta vendimia es que estuvo marcada por la falta de lluvias en el verano. Esa fue una característica que permitió cosechar con tranquilidad, especialmente en las zonas más frías. No obstante, desde una perspectiva nacional, creo que la cosecha del año 2008 se puede considerar como buena, sin ser excelente. En algunas zonas, el gran calor del verano afectará la calidad de los aromas.

Eduardo Moraga Vásquez.

http://diario.elmercurio.com/2008/08/11/revista_del_campo/produccion/noticias/384D8805-5335-4C3D-B161-6865B6897420.htm

Anuncios

Written by machimar

12, agosto 2008 a 4:24 pm

Publicado en noticias

Tagged with , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: