AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

En Washington sirven vino… con distribuidores automáticos

leave a comment »

Dispensador automático de vinos

Dispensador automático de vinos

18/09/08
Fuente: AFP

Un distribuidor automático, una tarjeta electrónica, un retiro. Una operación simple realizada por muchos a diario. Pero en este caso, en un bar de Washington, se retiran… copas de vino. Es el primer dispensador de la capital estadounidense y existen muy pocos en todo el país: se trata de “Ceviche”, un bar de vinos dotado de tres distribuidores automáticos creado por la sociedad italiana Enomatic. La oferta incluye una gama completa de vinos provenientes de Sudamérica: Zolo, cabernet sauvignon de Argentina, o Almaviva de Chile…

Para degustarlos alcanza con comprar una tarjeta y acreditarle el monto deseado. Algo muy práctico para Lana, clienta habitual seducida por la idea.

“Para mí, lo más importante es que está en el barrio”, indica, al insertar su tarjeta en uno de los distribuidores.

“Me gustan las elecciones que proponen y la facilidad con la cual se puede tomar una copa de vino y ponerse a leer tranquilamente o charlar con otras personas”, explica.

Otro cliente, Fred, un irano-estadounidense, realiza el mismo ritual. El aprecia la “experiencia diferente”. “Siempre es divertido hacer algo nuevo”, señala.

Su elección es un Llicorella Cellars Unio Priorat 2003. Apreta un botón y la bebida baja por un grifo de metal hasta su copa. “Es un artilugio curioso, es como tener un iPod. Es divertido”, afirma.

Blancos, tintos y rosados son almacenados detrás de una vitrina que los mantiene a la temperatura idónea. El dispositivo permite conservar el sabor del vino hasta tres semanas después de la apertura de las botellas: el oxígeno que se introduce cuando se abren es reemplazado por nitrógeno para evitar que el vino se oxide.

En cuanto a la cantidad, los clientes pueden optar por una copa llena de 15 cl, pero también elegir apenas un dedo, o unos 3 cl, para catarlo antes de degustarlo. La ventaja es que el sistema permite probar vinos de lujo, como el Almaviva, que cuesta 190 dólares la botella.

“Los vinos de este tipo en general no son vendidos por copa, porque el restaurante querrá terminar toda la botella una vez abierta. Y a 50 dólares la copa, es difícil”, explica Alejandro Umerez, estudiante argentino de Economía que trabaja en el Ceviche por la noche.

“Pero este sistema permite ponerlo al alcance de todos, porque permite conservar el vino durante tres semanas y también porque se pueden probar los vinos en una copa de 3 cl”, añadió. Serán así 10 dólares por 3 cl de Almaviva, contra 1,50 por el equivalente de Zolo.

Para Fred, el distribuidor automático plantea otra ventaja. “Si se tiene una cita romántica y se espera que uno conozca de vinos, un distribuidor automático nunca te dirá que uno es inculto en la materia, mientras que con un camarero, nunca se sabe…”, afirma riendo.

Written by danroc

19, septiembre 2008 a 11:24 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: