AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Antucura, la bodega que utiliza piedras y sol para hacer vinos

leave a comment »

21/09/08
Fuente: MDZ

Localizada en el mismo corazón de Vista Flores, el emprendimiento de la familia Cartellone es uno de los mejores exponentes del enoturismo del Valle de Uco. A 1.000 metros sobre el nivel del mar, en 130 hectáreas, se erigen 5.500 vides varietales, rodeadas por 550 rosales. El enoturismo -o turismo del vino- es una modalidad que hace unos años está creciendo en la oferta turística mendocina a partir del valor agregado que están generando diversas bodegas, sobre todo del Valle de Uco, no sólo a sus productos sino a los servicios que prestan en torno al negocio del viajero …

Distintos ejemplos existen en el alto valle que por su situación agroclimática y de latitud conforman unos de los pocos modelos de vitivinicultura de altura del planeta. Entre los 800 y los 1.200 metros sobre el nivel del mar, crecen en forma espléndida los frutos de la vid que luego se transformarán en exquisitos vinos dispuestos a producir placer en quien los disfruta.

Uno de los ejemplos más claros se observa en el corazón de Vista Flores, donde se erige una bodega familiar, de capitales mendocinos, “que ha logrado combinar la más alta tecnología, respetando la imponencia de la Cordillera de Los Andes y el silencio de la naturaleza: Antucura”, destaca en un informe especial Noticias Argentinas.

Según explica el detalle de la agencia nacional de noticias, en la antigua lengua “mapudungun” de los pehuenches, los primeros habitantes de la zona, Antucura significa piedra del sol y fue el nombre elegido por Anne Caroline Biancheri de Cartellone y –su esposo- Gerardo Cartellone, además presidente del grupo ABC, Alimentos y Bebidas Cartellone.

Según ha manifestado el matrimonio Cartellone, las vides y sus frutos “crecen en Tunuyán naturalmente entre piedras” y un suelo casi único para el desarrollo de la vitivinicultura.

En invierno, la nieve que se deja ver a través de los inmensos ventanales, da lugar protagónico al calor de la chimenea, al lado de la que se puede leer un libro, disfrutar de un buen vino mendocino o, simplemente contemplar el paisaje. En verano cobran importancia la pileta, las sombrillas y las reposeras al sol o debajo de las galerías, que -junto a buena música, excelente gastronomía y el infaltable vino- permiten disfrutar del paisaje de la nieve eterna sobre la cordillera y de los viñedos en su máximo esplendor.

Lugar aparte merecen los 550 rosales que, en honor de Santa Teresita de Lisieux, expresan su majestuosidad al lado de la inmensa pileta, con yacuzzi y, por su supuesto, la cálida atención de los nueve anfitriones de la “casa”. Es que, todo el que ha pasado por Antucura se siente como en su casa; tal como lo expresa en el libro de visitantes toda persona que pisó el suelo de este cálido lugar de Bella Vista.

La casa y la bodega están ubicadas a la vera del camino del vino y se han convertido en lugar elegido por quienes quieren descansar un par de días, alejados del ruido de la ciudad, en una casa de tan solo ocho habitaciones y atención personalizada. Despertar en la casa es entrar en contacto con la naturaleza desde la salida del primer rayo del sol que, ya sea invierno o verano, se filtra por la ventana y deja ver los viñedos enmarcados por la cordillera.

La francesa Anne Caroline Biancheri de Cartellone, antes de ser bodeguera ya era editora de libros. En 1983 fue la propulsora de la primera Guía de Bodegas de Argentina, un trabajo pensado precisamente para el viajero ya que el hermoso y pequeño libro además de poseer datos sobre la vitivinicultura argentina, posee un acabado listado de bodegas, con sus direcciones, teléfonos y hasta correos electrónicos. Lo más importante del libro, es muy cómodo para ser llevado en un bolsillo, dentro de la mochila y en un pequeño bolso de mano.

Este antecedente y el hecho de que su familia ya estaba emparentada con el vino en Francia, parecen haber influido en Anne Caroline para que finalmente recalara en el Valle de Uco para armar un espectacular modelo de oferta pensado para el turista más exigente.

En 130 hectáreas plantadas a 1.000 metros sobre el nivel del mar, se levantan las 5.500 plantas de los viñedos, con cepas Cabernet Sauvignon, Merlot (traídas de Francia), Malbec, Pinot Noir y Syrah, que dan vida a vinos super Premium y ultra Premium. Sus vinos, Antucura y Calvulcura, blends (Merlot-Cabernet Sauvignon) expresivos, son exponentes del terroir que cría sus viñedos.

http://www.mdzol.com/mdz/nota/71843

Written by danroc

22, septiembre 2008 a 12:40 am

Publicado en noticias

Tagged with , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: