AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Estadísticas vitivinícolas, un asunto sensible

leave a comment »

24/09/08
Fuente: Diario Los Andes

Se ha desatado cierta polémica dentro del Instituto Nacional de Vitivinicultura respecto de que la información que suministra debe ser manejada y encauzada con el mayor cuidado y responsabilidad. La industria necesita datos precisos y confiables para conocer la situación del mercado y trabajar en consecuencia. La provisión de información estadística por organismos oficiales encargados de hacerlo se ha tornado un asunto muy sensible en nuestro país, como consecuencia de los hechos lamentables ocurrido en el Indec, de los que nos hemos ocupados en varias ocasiones en esta columna …

Los efectos negativos que una incorrecta presentación de ciertos datos, una presentación amañada para inducir interpretaciones equivocadas, el ocultamiento de datos que resultan desfavorables a quien los elabora, el uso sólo de aquellos que respaldan los argumentos oficiales, pueden inducir a los agentes económicos a tomar decisiones erróneas de alto costo para ellos y para la sociedad.

Es por ello que cierta polémica que se ha iniciado, dentro del Instituto Nacional de Vitivinicultura, con respecto a la información vitivinícola debe ser manejada y encauzada con el mayor cuidado y responsabilidad.

Sobre estos problemas no cabe la improvisación al margen de las más rigurosas recomendaciones técnicas, ni interpretaciones subjetivas e interesadas de los ocasionales funcionarios.

En torno a ello es que resulta necesario efectuar algunas consideraciones sobre el tema de referencia, desde una perspectiva que supere lo que puede ser mero conflicto gremial interno en un organismo oficial.

Debemos comenzar por señalar que, tanto en medios empresarios vitivinícolas y ambientes de estudios de la misma, no son novedad las críticas sobre la provisión de datos de la economía vitivinícola.

Las críticas hacen referencia, en algunos casos, al atraso en la publicación de los despachos de vino y mosto; en otros se trata de la relativa pobreza de la información, por caso en las existencias de vinos la agregación de los datos impide conocer con alguna precisión la verdadera situación del mercado.

Es necesario dejar expresamente en claro que en los sectores representativos no existen dudas sobre la veracidad de la información que provee el INV. Y en algunos casos se ha comprobado, a lo largo de varios años, alta calidad técnica, como en la compleja tarea del pronóstico de cosecha de uvas.

Pero la notable evolución de la vitivinicultura en los últimos años demanda, para la correcta toma de decisiones empresarias, mayor precisión en la información, desagregando datos en todos aquellos casos que técnicamente resulte posible.

Esos datos deben estar disponibles en tiempo oportuno y ambas cosas son factibles. Esto es así porque, salvo la actividad bancaria, no hay otra más regulada y controlada por un organismo estatal que la vitivinicultura. Desde la implantación del viñedo hasta que el producto final llega a manos del consumidor todo está registrado, sea en forma de censos, inventarios y en particular de múltiples declaraciones juradas que presentan los participantes de la actividad.

Contribuyen también al relevamiento de información instituciones privadas como la Bolsa de Comercio de Mendoza, que, por delegación de la Provincia, registra los contratos de compra y venta de uvas, vinos y mosto.

También la Bolsa elabora un detallado informe sobre la cosecha de uvas y destinos de las mismas (para Mendoza), que se publica tarde justamente por demora en la disponibilidad de la información del INV.

Frente al cúmulo de registros de datos de primera fuente, confiables, sobre los que cualquier tipo de alteración hace incurrir a viñateros y bodegueros en graves sanciones, cabe preguntarse por qué está tan pobre la información existente.

Es, sin dudas, con el mejor ánimo de colaboración, que debe señalarse que parece haber una deuda del INV. No es este un problema exclusivo de esta dependencia oficial, más bien es un asunto que se repite en otras.

Posiblemente en algunos casos obedezca a deficiencias técnicas en el procesamiento de la información.

En otros, a enquistados hábitos burocráticos que llevan a los funcionarios a creer que la información es “propiedad de ellos” y no un bien público que están obligados a proveer a los interesados.

Lo cierto es que, en el caso específico de nuestra industria madre, se está desperdiciando una valiosa fuente de información.

Se ha firmado en estos días un convenio entre el INV y la Bolsa de Comercio para mejorar la disponibilidad de estadísticas y en tal actividad participará la Coviar y las entidades que conforman el Comité de Información Vitivinícola. Puede ser un paso importante para ir corrigiendo deficiencias evidentes.

No es propósito de esta nota entrar en detalles técnicos de cómo avanzar. Sobran tanto empresarios como profesionales que podrán hacer valiosos aportes al respecto. Nuestra intención pasa por reiterar la importancia de la información en la toma de decisiones privadas y públicas.

http://www.losandes.com.ar/notas/2008/9/24/editorial-382761.asp

Written by danroc

24, septiembre 2008 a 1:22 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: