AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Buenas acciones con terroir

leave a comment »

03/10/08
Fuente: América Economía | Zoom

Presidente de Bodegas y Viñedos O. Fournier, José Manuel Ortega Gil-Fournier hizo una apuesta arriesgada: saltó de la banca global a la vitivinicultura global. El mundo perdió un experto en inversiones, pero ganó la maravilla de nuevos vinos para gozar. Su empresa produce vinos de lujo en viñedos ubicados en Mendoza, Argentina; en Ribera del Duero, España; y en Maule y en Leyda, Chile…

Lo que gozo…

Por historia familiar siempre tuve la inquietud de tener mi propio negocio. Mi abuelo comenzó el suyo de cero. Emigró a Brasil, de donde regresó a España con la copia del modelo de una máquina para lijar suelo, y montó una pequeña industria en Burgos, que las produce hasta hoy. Cuando tenía 60 años le cedió la empresa a mi padre, y comenzó, de cero, otra empresa. Esta vez de barnices.

Como se sabe que un negocio lo crea el abuelo, el padre lo mantiene y el nieto lo destroza, no tuve interés en incursionar en esto.

Empecé en el mundo del vino en los 90. Compré botellas de vino español de alta calidad para subastarlas en Londres. La idea era adquirirlas a precios de origen, guardarlas, esperar a que se pusieran de moda y revenderlas. A diferencia de las acciones, si no valían más, al menos me loa podía beber. Esa inversión nunca la he vendido y está todavía en mi cava en España. Fue un fracaso feliz.

Como era el responsable de las grandes inversiones del Banco Santander en América Latina, viajaba mucho a Argentina y Chile y por esas casualidades de la vida una amiga me habló de una viña en venta en Mendoza. En diciembre de 1999 organicé un viaje con un enólogo y un viticultor. Y sin darme cuenta me convertí en dueño de una finca.

Me hace sentir bien, pero no es fácil. La mayor frustración de estar en este negocio es el clima, porque en media hora se juega el trabajo de un año. En Argentina, de cuatro años posibles de producción hemos perdido tres. Eso destroza hasta al más rudo. La última vez que tuvimos un problema serio con una helada en Mendoza me tocó regresar de un viaje. El vuelo de Santiago a Mendoza pasa por nuestra propiedad y siempre pido el asiento de la ventana para ver la viña. Miré y bueno, todo lo que tenía que estar verde estaba marrón. La gente me preguntaba si me pasaba algo, porque la tristeza se me notaba. La depresión fue tan fuerte que en esa semana no me aparecí por la bodega.

Pero también hay recompensas. Lo que me hace más feliz es la apreciación de la gente anónima. Cuando recibo un mail de alguien de Chicago o Estocolmo que ha pagado por nuestro vino y pierde el tiempo en buscarnos en internet y felicitarnos, eso me llena de contento.

http://beta.americaeconomia.com/140071-Buenas-acciones-con-terroir.note.aspx

Written by danroc

8, octubre 2008 a 4:36 pm

Publicado en noticias

Tagged with ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: