AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Lo bueno y lo malo de catar a ciegas

leave a comment »

07/10/08
Fuente: Weblog de Todo Vino | Amaya Cervera

Aunque ya hemos escrito sobre este tema con cierta amplitud, una reciente cata de champagnes a etiqueta escondida tuvo el efecto de sorprender más por la situación en sí que por algunos de los grandes nombres que se escondían tras varias copas anónimas. Ocurrieron cosas como que una nariz elegantísima empañada por una boca con una acidez algo hiriente resultó ser un mítico Salon de la cosecha 1997…

Este champagne –el más caro de la cata, con un precio cercano a los 300 euros– estuvo en la lista de favoritos, pero no en las primeras posiciones; en el aquí y ahora de la evaluación no fue totalmente perfecto. Una vez desvelada su identidad, nos dimos cuenta de lo evidente: habíamos penalizado la extrema juventud de una de las marcas más longevas de Champagne.

Otro ejemplo: la botella de un siempre carísimo Krug en versión de renombrada millésime 1996 y que se vende a unos 250 euros resultó estar algo “tocada”, pero no tanto como para considerar que hubiera un problema claro que aconsejara sustituirla por una segunda muestra. Fue un clásico caso de “mala suerte”.

No es extraño que muchos de los grandes vinos del mundo pasen olímpicamente de presentarse a esos concursos cada vez más numerosos que en cambio resultan excelentes trampolines de lanzamiento para marcas nuevas con ganas de comerse el mundo. Cuanto mejor es un vino más tiene que perder si no se toma en las condiciones adecuadas: copas, temperatura, cercanía al momento óptimo de consumo (y en esto tienen que ver las condiciones de transporte y conservación, más aún cuando la presión del carbónico hace de los espumosos un producto especialmente delicado). La compañía también tiene mucho que ver: un gran reserva clásico que, por ejemplo, se cuele en una rimbombante cata a ciegas de “los mejores tintos de Rioja”, seguro que quedaría penalizado frente a tintos mucho más poderosos. No es difícil imaginar a algunos catadores anotando comentarios del tipo oxidado, maderas viejas…

Pero la cata a ciegas también tiene sus alicientes. Si ponemos en el platillo de una balanza lo que tiene de bueno y en otro lo que no nos gusta tanto, no siempre será tan fácil decir hacia dónde se inclina.

Lo bueno:
– Es una valiosa y necesaria cura de humildad para el catador.
– A menudo sirve para colocar algunas marcas sobrevaloradas en su sitio.
– Permite evaluar aspectos genéricos de regiones, variedades o añadas sin que las marcas interfieran en este proceso.
– Resulta una buena herramienta para detectar compras inteligentes (relación calidad-precio), siempre y cuando se comparen etiquetas no demasiado dispares.
– Los vinos que despuntan en cata a ciegas suelen ser aquellos que se encuentran más cerca de su plenitud en comparación con el resto o al menos en un momento de consumo muy adecuado. Otra herramienta de utilidad para un experto a la hora de hacer sus recomendaciones.
– Una vez desveladas las identidades de los vinos, el catador reflexiona sobre el porqué de sus valoraciones. La experiencia contribuye a su aprendizaje y pasa a formar parte de su bagaje vinícola.

Lo malo:
– A veces la ausencia de información total o parcial que implica una cata a ciegas dificulta más que favorece la emisión de juicios acertados.
– Cualquier problema derivado del transporte y la conservación del vino o un defecto de corcho en mal estado anula la valoración del vino a menos que se cuente con una segunda muestra en perfecto estado.
– Los resultados de las catas a ciegas suelen ser “raros”. A menudo vinos de sólida trayectoria acaban en la cola de puntuaciones y otros desconocidos o irregulares en los puestos de cabeza para sorpresa, muchas veces, de los propios catadores.
– Precisamente por lo anterior, a más de un catador le pueden subir los colores por valorar en cata a ciegas vinos que normalmente puntúa muy bajo o no recomienda.
– La cata a ciegas suele favorecer los vinos potentes y estructurados y perjudica a los que son más sutiles y delicados. Los vinos que necesitan mucho desarrollo en copa, o cuyo consumo resulta muy prematuro también tienden a desmerecer.

http://www.todovino.com/blog.jsp?idblog=341

Written by danroc

8, octubre 2008 a 4:49 pm

Publicado en noticias

Tagged with

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: