AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Mendoza: El vino dejó de ser la moneda fuerte local

leave a comment »

12/10/08
Fuente: MDZ | Carlos Fernández

Los empresarios reconocen la falta de liquidez imperante. El paro del campo y de diversas exportaciones, la caída de varias empresas, el cupo que determina el Acuerdo Mendoza – San Juan que debe ser revisado, la falta de liquidez en la Zona Este y la presentación en convocatoria de algunas firmas que se repetirá este próximo martes, son los tópicos de un sector alterado…

Una de las regiones vitivinícolas más importantes de la Argentina (la Zona Este) atraviesa momentos más que preocupantes. A la falta de previsión de los gobernantes no sólo se ha sumado el mal cálculo de los dirigentes que han tomado decisiones de regulación para el futuro del sector erradas sino que ahora, la crisis internacional, ha puesto de manifiesto la fragilidad de un sector que, por ejemplo, su sector Pyme, sufre la cara falta de liquidez del sistema bancario, producida por el temor que ha resultado de la falta de confianza generalizada en el sistema.

En esa región vitivinícola, donde sólo se encuentran –en Mendoza- bodegas de grandes volúmenes, la semana que pasó estuvo signada por el hecho de que los bancos han dejado de recibir cheques de terceros que han sido emitidos desde distintos puntos del país.

Esto ha sido reconocido por Carlos Crotta –un referente de talante de San Martín- y por Jorge Palazzo, ex titular del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este y empresario Pyme, quien lo único bueno que reconoce es la reacción de las últimas semanas que ha tenido frente a la grave situación el Estado provincial.

Ambos han reconocido que los cheques de terceros que reciben como forma de pago –a lo sumo a 10 días- por las ventas que realizan por todo el territorio nacional, no están siendo recibidos por los bancos. Mientras Crotta admite que “sólo los cheques de empresas de primera línea son aceptados”, Palazzo confiesa que en su caso “hasta los cheques de firmas de primera línea no son aceptados”.

Es que, al momento de asumir compromisos, la mayoría de los gerentes de bancos de la región –concentrados mayormente en San Martín- levantan el teléfono y se comunican con Buenos Aires para obtener autorización. Claro, en Capital Federal, a 1.100 kilómetros de distancia, lo único que les interesa son las garantías y a veces mucho no les dice nada un nombre de alguien que es conocido en la zona y que allí, casi a nivel del mar, es casi desconocido.

El problema no es menor, considerando que esta situación, atada a la crisis financiera internacional, está haciendo peligrar a la cadena de pago del sector que corre el riesgo de cortarse.

Se sabe, además, que el negocio del mosto, intervenido oficialmente hace años por distintos gobiernos de turno –desde 1994- , generó la obligación de diversificar uvas criollas y cerezas por un problema de excedentes. La idea era que no se elaborara más vino que el consume el mercado interior y que, a su vez, el mosto se transformara en un importante “commoditty”, un término anglosajón que se aplica a todo producto que se vende a granel.

Hoy, a escasos cuatro meses de la próxima cosecha –de uvas, claro- y luego de una importante reconversión de uvas comunes por varietales –de unas 57 mil hectáreas-, el asunto excedentario no es el mismo de antes y el negocio se ha achicado a tal punto que sólo es gobierno de unos pocos. En ese escenario, el gobierno provincial, aconsejado por distintos actores influyentes de la industria, sigue insistiendo en un cupo de diversificación que supera un 20% de la producción, en el mejor de los casos. La última determinación, tomada durante la campaña pasada, el cupo que obligó a diversificar los usos de la uva –de vino a mosto- trepó hasta un 30%.

Según los mismos empresarios Crotta y Palazzo, el número ya es exagerado y lo único que hace es causar desaciertos en el mercado gracias a la intervención por parte del Estado.

Poco tiempo atrás, el Acuerdo Mendoza – San Juan era difundido como el remedio contra los principales males de la rentabilidad de la vitivinicultura y ahora ya se están sumando cada vez más voces para que el plan interprovincial sea revisado.

Este cronista recuerda las palabras del entonces presidente del Fondo Vitivinícola Mendoza, Emilio Giaquinta, cuando hablaba de la obligación de diversificar la producción vitivinícola: “El vino vuelve a ser la moneda fuerte de Mendoza”, decía ufanándose por esos días de la decisión que rápidamente originó varios juicios por inconstitucionalidad de la norma.

Pero la falta de confianza no sólo se ha producido por los errores de cálculo de los defensores del mosto. Ahora la desconfianza también ha crecido de la mano de empresas sin experiencia probada en el sector como Mundo Orgánico, cuyo propietario, Sebastián Klein, aún no ha confirmado si continuará en el negocio, a pesar de haber dejado una abultada deuda, contra el Fondo para la Transformación y el Crecimiento de Mendoza –desde donde trabajan para renegociar la deuda- sino también con los pequeños productores que hace unos meses confiaron en él. No sólo en el Este están muy enojados con Klein sino que muchos productores resignados han debido cavar pozos para tapar el que les dejó el oriundo de Buenos Aires.

Todo esto, más el problema originado en Estados Unidos, principal mercado del mosto argentino, la caída de rentabilidad en la que ha caído la industria y la incertidumbre sobre la liquidez del sistema, han producido una desconfianza tal que verdaderamente el vino ha dejado de ser la moneda fuerte de Mendoza. Sólo se están salvando aquellos bodegueros que poseen mercado en el exterior y que defienden con calidad e inversiones continuas a sus compradores que siguen apostando al vino argentino, uno de los mejores del mundo, por diversas razones que no son motivo del presente informe.

El paro del campo, la caída de la rentabilidad, los oficiosos de siempre que nunca van presos luego de una convocatoria que voltea siempre a los más chicos de la cadena productiva y la falta de decisiones firmes del gobierno, ha hecho que todo sea cada vez más claro, incierto y con menos movimiento comercial.

Sin embargo desde el Fondo para la Transformación y el Crecimiento parecen estar entendiendo el problema y se ha comenzado a separar la paja del trigo. Al parecer, a los productores de tercera generación –no a los nuevos oportunistas- los asistirán con algunas prórrogas –por los pagos de sus cuotas crediticias- y sólo falta que organizaciones como la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) luche por endurecer leyes con el fin de que quienes se presentan en convocatoria –a propósito o por accidente- no puedan seguir en el negocio el año que viene y “hasta vayan presos”, resuena con vehemencia de la región del Este mendocino.

Para Crotta una de las soluciones sería que el cupo de diversificación a mosto sea apenas de un 10% “y que el resto se destine a seguridad”. Bodegas y Viñedos Crotta ha sufrido la inseguridad en carne propia cuando una banda organizada no sólo robaron importantes valores sino que hasta hirieron a los guardias que flanquean los portones que tiene en el Carril Chimba, en Palmira.

Algo parecido dice Palazzo: “A mi me gustaría poder tener un policía en la puerta de mi casa todas las noches. Pero no puedo, porque debo tener varios cuidando a mi empresa”.

“Ya es necesario que se plantee la necesidad de una mesa nacional para buscar soluciones. Hay que revisar el Acuerdo Mendoza – San Juan y además reflotar el incentivo –olvidado por muchos dirigentes que en su momento llenaron metros de textos en los diarios- por cada litro de vino exportado”, manifiesta Palazzo.

Sin embargo Palazzo reconoce: “El gobierno provincial –por medio del FTyC- se ha puesto las pilas y están insistiendo al gobierno nacional para que pague en término lo que nos debe”, dice en relación a las retenciones por exportaciones que debe en la Zona Este.

Es que Palazzo, hace poco ha recibido una intimación de parte de la AFIP de por unos u$s 6 mil, mientras la Nación le debe unos u$s 250 mil en materia de retenciones. Esto es, el Estado quiere cobrar por la vía legal mientras el mismo Estado debe mucho más que lo que tiene como acreencias.

Luego de que ahora todos se han dado cuenta que nada es seguro y que hasta los principales bancos de Estados Unidos y del Reino Unido han producido tremendo ruido, quizá lleguen los días del negocio real y que por ejemplo, ya sea tiempo de soltarle la mano al mosto para que marche solo, con el consecuente riesgo empresario que debe correr cualquier emprendimiento en estos tiempos capitalistas.

Otro ejemplo de cuentas mal sacadas se verá el próximo martes, cuando se presente en convocatoria la tradicional mostera Coarex, otra firma que hace tiempo viene pasándola mal.
Link permanente: http://www.mdzol.com/mdz/nota/76297

Written by danroc

15, octubre 2008 a 12:37 pm

Publicado en noticias

Tagged with , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: