AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Todos hablan sobre vinos, pero ¿cuánto se sabe?

with one comment

10/10/08
Fuente: La Nación | Soledad Vallejos

La gente se informa más, pero aún quedan muchos mitos. ¿Por qué se decanta un vino? ¿Qué tipos de vino guardaría? ¿Hay vinos nerviosos? ¿Podría enumerar cuántas clases de vino existen? Los expertos coinciden en que en estos últimos cinco años el interés de la gente por informarse, conocer y estudiar acerca del vino es cada vez mayor. Hay revistas especializadas y programas televisivos, guías para el consumidor, centros de enseñanza dedicados exclusivamente al vino, enoturismo y hasta vinotecas virtuales…

La información abunda, pero, en realidad, ¿cuánto sabemos los argentinos sobre vinos? ¿Se ostenta más de lo que se conoce? ¿Se trata de un cambio cultural o simplemente de una moda?

“Lo que se dice saber, saber…, la gente sabe muy poco. Pero no hay que creer que uno debe saber sobre vino para poder apreciarlo. Basta con que a uno le guste, y punto”, afirma Daniel López Roca, crítico de vinos y director de Argentinewines.com . En coincidencia, así piensa Juan José Casado, un joven profesional que mientras compartía un almuerzo en Puerto Madero con amigos se autodefinió como “un tomador de vino, pero sin conocimientos”. Sin embargo, cuenta que su varietal preferido es el Syrah, y que en una cata a ciegas sería capaz de reconocerlo.

La afirmación de Casado es, al menos, dudosa, ya que reconocer la variedad en una cata a ciegas, aun para los expertos, es algo bastante complejo. “Más que para adivinar la variedad de un vino, una cata a ciegas sirve para describir sus cualidades, como si es un vino joven, frutado o uno de estructura más compleja”, explica María Barruttia, una de las socias del Centro Argentino de Vinos y Espirituosas (CAVE).

La calidad de un vino, en cambio, y sobre todo si se tiene la posibilidad de consumir con frecuencia etiquetas de alta gama, es más sencilla de reconocer. “Diferenciar un vino de 12 pesos de uno de 80 es una prueba más sencilla para el aficionado, sobre todo si tiene paladar entrenado”, dice López Roca.

Un decantador, ¿para qué?
“El mal uso del decantador es otra cuestión. Muchos sólo lo usan para impresionar. En realidad, se debe usar para oxigenar el vino. ¿Pero qué vinos hay que decantar? Los tintos complejos, añejos. Si elijo un Alamo 2006 de la carta no tiene sentido que le pida al mozo un decanter “, agrega Ernesto Oldenburg, editor de la publicación Gastronomía y Vinos , de Prime Ediciones.

Para Andrés Rosberg, presidente de la Asociación Argentina de Sommelier, “lo que se puso de moda en estos últimos años no es el vino en sí, que nos acompaña desde generaciones, sino el saber de vinos -opina-. Los vinos que tomamos hoy son de muchísima mejor calidad que antes, y junto con la evolución del vino también llegó el acceso a la información y el interés de la gente por aprender”.

De eso, no hay dudas. Charlas de iniciación, carreras de sommelierie , cata de vinos y quesos, clínica de aromas y talleres de maridaje. Basta con una breve búsqueda por Internet para comprobar la abundante oferta de cursos asociados con esta temática.

Según José Alberto Zuccardi, presidente de la bodega mendocina Familia Zuccardi, lo que sucedió en esta última década tiene más que ver con un cambio de actitud, “y no tanto una moda”, aunque reconoce que “aún existen varios mitos alrededor del vino”.

¿Por ejemplo? “Que cuanto más viejo, mejor. Para envejecer el vino debe tener ciertas particularidades. Hay vinos, en cambio, que ganan calidad cuanto más jóvenes son”. Oldenburg, coincide y agrega: “Conozco gente que colecciona vinos blancos que hay que beberlos «ya». Pero se empecina y los guarda, y después no se pueden ni tragar”.

Jóvenes e instruidos
Para Zuccardi, que todos los años recibe miles de visitantes en su viñedo de Mendoza, uno de los segmentos más instruidos de la población son los jóvenes. “Les interesa muchísimo aprender, y utilizan muy bien la terminología”, apunta. En muchas ocasiones, los vinos de alta gama quedan fuera del alcance del poder adquisitivo de esta generación. “Pero es posible encontrar buenos vinos a precios accesibles, y los jóvenes saben reconocerlos”. Internet es su herramienta de búsqueda por naturaleza.

Innovar, una cualidad de los jóvenes que, según los sommelier y críticos consultados, les cuesta más a los adultos. “A veces son demasiado tradicionales y no arriesgan, y entonces se equivocan”, arremete Oldenburg. Uno de los errores más comunes que menciona es “tomar el vino tinto caliente, y si en un restaurante le pedís una frapera al mozo, te mira raro”.

” «¡Es tinto! ¿Cómo lo vas a enfriar?» te dicen. Pero al tomarlo caliente, el alcohol sube rápidamente a la nariz y el vino pierde sus compuestos -grafica López Roca-. Lo mismo con los blancos, cuando se sirven demasiado fríos tampoco se los puede apreciar bien. Una temperatura ideal para un Chardonnay, por ejemplo, son los 10 grados”.

En el mundo del vino, la mujer tiene mayor participación. Hay más sommelier , enólogas y dueñas de bodegas. Pero también las aficionadas engrosan la lista. Incluso, cada vez más son ellas las que, a la hora de catar el vino en un restaurante tienen la palabra. Y no es por una cuestión de caballerosidad que el hombre cede a la mujer la tarea, sino que ellas saben más. “Piden la carta, eligen el vino y lo prueban. El hombre, observa y no opina”, contó un mozo de uno de los mejores restaurantes.

Daniela Anza y Diego Silva son un matrimonio joven, amante de la buena mesa, y de los vinos. “Probamos todo el tiempo, y estoy descubriendo los blancos dulces de vendimia tardía, son realmente una delicia”, dice ella. “El malbec es mi favorito, pero aunque me cuesta, intento variar”.

El recelo de Silva, es lógico, ya que uno de los varietales que mejor responde al paladar argentino es el Malbec. “Tiene todo para conquistar, porque los taninos del malbec son muy amables en boca y para nada agresivos, por eso también es muy aceptado por los jóvenes”, describe López Roca.

“El Malbec es un varietal que en el mundo empieza a conocerse cada vez más, y cuando afuera se habla de Malbec siempre se hace referencia a la Argentina. Es un vino que ha recibido excelentes puntajes en concursos internacionales, con particularidades que los argentinos conocemos muy bien”, asegura Zuccardi.

Ahora, el lector, ¿sería capaz de definirlas?

http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1058629&high=bodega

Written by danroc

15, octubre 2008 a 12:48 am

Publicado en noticias

Tagged with ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Como tomador de Cabernet, definiría al Malbec por contraposición y en un comparativo diría que tiene un poco más de astringencia y menos Taninos que el Cabernet, con menor persistencia en boca y retrogusto, pero con una personalidad muy definida.

    luis cisilino

    15, octubre 2008 at 3:55 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: