AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Placeres a gusto

leave a comment »

15/10/08
Fuente: La Nación | María Emilia Grande

Secretos de los quesos vigorosos, chocolates especiales y vinos nuevos son develados en los cursos de cata para despertar los sentido. Se siente, se huele, se paladea, se saborea. El arte de la cata despierta todos los sentidos, los lleva a su máxima expresión y los estimula. Degustar diferentes productos, como vinos, quesos o chocolates, y poder diferenciar los sabores y olores es un verdadero placer que todos pueden (y deberían) experimentar…

“Si al morder un chocolate escuchamos su sonido al quebrarse (algo así como xoc), quiere decir que estamos frente a uno de muy buena calidad”, explica María López Gil, chocolatière y dueña de la firma Xoc, mientras corrobora con el grupo la excelencia de sus elaboraciones. Su curso para catar chocolates es cada vez más conocido, y empresas, grupos de amigas o amantes de los dulces concurren a esta original actividad para deleitarse con estas exquisiteces que ofrecen numerosos sabores para descubrir.

La prolijidad en cada presentación es lo que se destaca. En su casa de Belgrano R, María presenta un plato con nueve de las variedades; con sólo mirarlas se entiende que es imposible no caer en la tentación de probar todos.

Chocolates blancos, con leche, semi- amargos y amargos son los primeros para saborear. “La idea es permitirnos pasar un rato distendido y dedicado al antiguo placer de comer chocolate”, dice, mientras invita a oler cada pieza para adivinar de qué sabor es el próximo bocado. “Canela”, responde Brenda Bottini, entusiasmada y sorprendida por su primera experiencia en el mundo de las catas.

“El chocolate tiene muchas significaciones: uno lo regala cuando quiere transmitir afecto; cuando alguien cumple años; cuando alguien está triste y uno quiere levantarle el ánimo, o en diferentes fechas especiales. Es un obsequio con mucho valor agregado en la parte sentimental”, opina Bottini.

Y López Gil busca con estos encuentros generar una charla entre los integrantes del grupo (mínimo, cuatro y máximo, diez) para que expresen sus sensaciones y recuerdos cuando saborean con tranquilidad cada porción.

Después le llega el turno al chocolate blanco con caramelo, más tarde al de leche con canela, después con café; capuchino (café y canela) es la tercera opción, y amargo con caramelo, la cuarta. “Apreciamos su aroma, la suavidad al tacto, su sonido al quebrarse, el color brillante y su gusto intenso”, destaca López Gil. Hay que animarse a nuevos sabores, que pueden incluir pimienta, azafrán y chiles.

La cata continúa, probando los riquísimos bombones con diferentes rellenos, como por ejemplo dulce de leche, mora y frambuesas. Y las expresiones de las nuevas catadoras son de puro placer y deleite.

Pero las posibilidades de saborear cosas ricas en el barrio continúan y le llega el turno a lo salado: la cata de quesos. El objetivo aquí es analizar el queso y describirlo a través de los sentidos, para descubrir sus atributos de apariencia, textura y olfato-gustativos.

El lugar elegido es el restó Duvall, Gorriti 3824, donde Beatriz Coste, ingeniera zootecnista y docente investigadora de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, brinda el curso. Sobre una gran mesa están las variedades: de vaca, de cabra y de oveja; blandos, semiduros, duros, con ojos azules o con moho blanco.

“En cada cata hay una selección específica. Aquí, las personas comprenden los porqués de algunas propiedades como el color, la corteza, el olor, la textura? Descubren quesos nuevos y las innovaciones en la Argentina; aprenden a detectar defectos y a consumirlos con frutas frescas, secas, jaleas, dulces y panes, por ejemplo”, detalla Coste.

Ella también se encarga de desterrar algunos mitos sobre quesos, como que los de cabra huelen como el mismo animal porque estuvieron en contacto con la cabra o cerca de un corral; que el aroma a hongos o tierra no es un defecto, sino un atributo positivo de ciertos quesos. O que sólo pueden ser acompañados con salamines u otros embutidos. Coste desmiente estas leyendas con una fundamentación técnica: “El queso es un producto con un consumo muy versátil que tiene muchas posibilidades de acompañamiento y maridaje”.

Sabores líquidos
Desde hace varios años el consumo de vino viene aumentando notablemente y los consumidores demuestran interés por descubrir y conocer el mundo vinícola. Elegir correctamente el varietal, saber cuál escoger para determinadas comidas, descubrir su elaboración y conservación, son algunos aspectos que el público de entre 25 y 40 años quiere conocer.

En la Escuela Argentina de Vinos, Gorostiaga 1693, son cada vez más los interesados en los cursos. Las propuestas son variadas: cata profesional, degustación avanzada; para los principiantes brindan el taller de iniciación al conocimiento del vino, cata, evaluación de calidad, la expresión de los terruños y maridajes entre vinos y comidas.

“La gente que asiste lo hace porque no quiere quedar afuera en esta especialidad, ya que a través de la inversión de las bodegas en publicidad y promoción ha cobrado auge”, asegura Guillermo Guelfo, licenciado en Tecnología Industrial de Alimentos con una trayectoria de 25 años en la industria vitivinícola y la docencia.

Aquí también los sentidos se desarrollan como en cualquier otra habilidad, con perseverancia y práctica. Pero además es importante sumar el conocimiento teórico, que ayuda a comprender las percepciones.

“El objetivo es que aprendan a reconocer o a interpretar cómo hablan los vinos. También, a través de la cata, se puede definir cuestiones relativas a las características agroclimáticas de la región, los métodos de elaboración y conservación, por ejemplo”, destaca el experto.

Luis Fontana está frente a un grupo de diez personas que asiste al curso de iniciación. Divididos en grupos, los invita a descubrir, a través del olfato, esencias en frascos aromáticos, pimienta, chocolate, aceituna, clavo de olor, con el fin de generar una gimnasia olfativa y desarrollar un training sensorial.

En tres clases realizan un recorrido por los principales ejes temáticos del vino, y adquieren un conocimiento conceptual vitícola-enológico y una experiencia de cata que les permitirá aumentar el disfrute de la bebida.

Se dice que todos los días se aprende algo nuevo, y con la cata se pueden sumar nociones y nuevas experiencias. Los sentidos se desarrollan y los paladares elegantes disfrutan de los nuevos sabores, dignos de ser conocidos y apreciados.

Dónde
Chocolates Xoc
http://www.chocolatesxoc.com.ar
info@chocolatesxoc.com.ar
156 465-5875

Beatriz Coste (quesos) cata de quesos
coste@agro.uba.ar

Escuela Argentina de Vinos
Gorostiaga 1693
5778-1422
http://www.earvinos.com.ar
cursos@earvinos.com.ar

Written by danroc

16, octubre 2008 a 11:54 pm

Publicado en noticias

Tagged with , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: