AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Opinión: Las verdades a medias no dejan ver dónde están las debilidades

leave a comment »

22/10/08
Fuente: El Ciudadano | Néstor Avalle

Las estadísticas sobre ventas de vinos muestran lo que está bien, pero no ayudan a conocer los problemas. Cifras. Una extraña obsesión parece acompañar a los funcionarios políticos: la necesidad de pintar paraísos. Tal vez se deba a que asumen como misión la de compensar lo que parece ser otra extraña obsesión, en este caso de los medios de comunicación: la de pintar infiernos. El nefasto Moreno, responsable del período más oscuro en la historia de las estadísticas oficiales nacionales, es la representación más extrema de esta actitud…

Sin pretender meterlo en la misma bolsa, porque no estamos hablando de que se fraguan estadísticas, desde la nueva gestión de Guillermo García, el Instituto Nacional de Vitivinicultura ha comenzado a publicar la estadísticas sobre comercialización de vinos con un nuevo formato que muestra verdades… a medias.

Todos mezclados triunfaremos
El último informe del INV señala que los volúmenes de vinos argentinos comercializados, tanto en el mercado interno como en el externo, durante el período enero agosto 2008 totalizaron 9,6 millones de hectolitros, con un aumento del 3,6% con respecto a igual período de 2007. En tiempos en que empiezan a proliferar informaciones sobre la contracción que comienza a mostrar la actividad económica, esta es sin duda una buena noticia.

También nos dice el organismo fiscalizador del vino que el mayor crecimiento lo mostraron los vinos varietales, con un incremento del 6,3%, seguidos por los “sin mención de varietal” con el 2,9%. Finalmente agrega que se exportaron 2,7 millones hectolitros (29% más que igual período del año pasado) y que también se comercializaron en el mercado externo 1 millón de hectolitros de mosto concentrado, con un crecimiento del 13,5%. En el mercado interno, en 8 meses se despacharon 6,9 millones hectolitros (disminución del 3,9%).

¿Cuál es la diferencia entre vender una botella de vino en Puerto Iguazú, Argentina, o en Foz de Iguazú, en Brasil? Es, prácticamente la misma distancia. En la medida en que en Puerto Iguazú haya gente queriendo tomar vino argentino, no habría impedimentos para que el vino llegue allí; pero que llegue a Foz de Iguazú no es suficiente. ¿Qué podría impedirlo? Varias cosas. Que el Gobierno brasileño decida poner restricciones cuantitativas o medidas paraarancelarias (ya lo ha hecho) o que devalúe su moneda, encareciendo el producto. Esto también ha ocurrido. Puede ser que los países decidan colocar aranceles a la importación, pero no es el caso de Brasil porque al estar bajo un bloque común como el Mercosur, no pueden hacerlo. Podría ocurrir que la Argentina decida colocar retenciones a la exportación –también ya lo ha hecho– o aumentar las que existen. O sea que hay suficientes factores que hacen que un producto vendido en el mercado interno deba ser tratado de forma diferente al mismo producto vendido en el mercado externo.

Cuando el INV dice que los vinos sin mención varietal aumentaron 2,9% está diciendo una verdad a medias, porque no queda claro –por la forma en que se muestra la información– cuánto de ese vino va al mercado interno y cuánto se exporta. La información está, pero fragmentada. Un cuadro como el que acompaña esta nota muestra claramente que ese aumento es el resultado de un crecimiento en las exportaciones con una caída en el mercado interno.

Dos comportamientos
Y ahora viene el análisis cualitativo que, por supuesto, no es tarea del INV, sino de los analistas. Si en algún momento la exportación se vio como una salida para compensar la caída en el mercado local, debería revisarse qué características tiene esa exportación. Básicamente debe analizarse si se trata de una tendencia o de un mercado de oportunidad.

Es bien sabido que la caída del consumo de vino sin mención varietal en el mercado interno es sistemática, acompañando un fenómeno mundial. En cambio, las exportaciones de este tipo de vino viene aumentando desde hace varios años pero con una característica: se viene desacelerando. Hasta mediados del año pasado el crecimiento era sostenido de la mano de las ventas a Rusia, pero la curva ha tendido a decaer.

En los últimos 4 años, la tasa anual de variación de exportación de vinos sin identificación varietal ha pasado de –40% (sí, negativo) a 70% anual. Pero desde fines del año pasado está alrededor del 15%. Si se la compara con la tendencia de los vinos varietales, cuya tasa anual de crecimiento ha oscilado entre 18% y 32% anual con una media de 26%, estamos ante dos realidades muy distintas. En este segundo caso hablamos de una tendencia de mercado con los vaivenes propios de cualquier negocio. En el caso del vino sin identificación varietal, si bien muestra un signo positivo no parece marcar una tendencia, por lo cual es peligroso pensar que puede ser una salida a la crisis de superproducción siempre pendiente sobre los productores de uvas de bajo nivel enológico.

En conclusión, el afán oficial por mostrar que “todo está bien” minimiza un problema de larga data y no ayuda a encontrar una solución definitiva.

Written by danroc

23, octubre 2008 a 10:59 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: