AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Bodegas personales

leave a comment »

28/10/08
Fuente: Diario de Cuyo | Paola Aguilar (CC)

La moda es tener una bodega en el hogar. Una opción es elegir las cavas eléctricas que son más simples de instalar. Algunos consejos para saber elegirlas. En Europa es una tradición, y está ganando terreno en nuestro país. Destinar un espacio para guardar vinos en casa es una tendencia que crece sostenidamente…

“En Europa, la mayoría de las casas tienen bodegas y los hijos heredan los vinos de las bodegas de sus padres. Acá es una movida que recién comienza. Hay que tener en cuenta que para tener una bodega se necesita lugar”, explican la arquitecta Julia Cabral y su socia Constanza Toma.

“En general se construyen en casas de fin de semana porque son los lugares donde la gente se distiende y consume vino. Lo más recomendable para un espacio chico es una heladera de vinos” sugieren las especialistas. Estas heladeras, también se llaman cavas, y son ideales para guardar vinos en casa sin embarcarse en la construcción de una bodega que necesita reunir una serie de condiciones especiales.

“Conviene hacerlas en un sótano porque es donde hay mejor temperatura, las vibraciones de un garaje no son recomendables”, explica la arquitecta Cabral. “El mejor material para construirla es la piedra, porque mantiene la temperatura, no tiene aroma ni elementos químicos que puedan alterar el vino y no genera hongos”, agrega.

“En realidad, -señala Olivier Latil, de la firma Climadiff Argentina- son la misma cosa. En España se dice bodega, en Francia cave, cava. Es un lugar subterráneo donde se guardan las botellas de vino para que maduren el tiempo necesario para su desarrollo ideal”, explica el experto.

Las cavas eléctricas son concebidas para tener todas las características de esas cavas o bodegas naturales: oscuridad, temperatura promedio de 12°, ventilación natural, humedad constante y ausencia de vibraciones.

Hay dos tipos de cavas: las cavas de jour, o de servicio, que sirven para mantener, durante poco más de dos meses las botellas de vino a temperatura de degustación. En general, tienen capacidad de hasta cincuenta botellas, salvo las profesionales. Estas cavas generalmente tienen puerta de vidrio (la luz daña el vino, pero no en un corto plazo), y el control de humedad se hace manualmente, con un recipiente de agua.

“Se pueden empotrar en la cocina o en el living y se las considera un electrodoméstico de lujo incorporado a la estética del hogar”, afirman los responsables de Winefroz, que diseña cavas premium.

“La otra variedad son las cavas de guarda, de tamaño más importante, para guardar y añejar desde 100 hasta 400 botellas, en condiciones ideales”, describe Latil. Vienen con puerta ciega, o con vidrio muy oscuro, estantes de madera, ventilación a través de filtros de carbón, temperatura constante y humedad controlada. Se ubica en un lugar a la vista, en el quincho, o en el sótano.

A la hora de elegir, hay que diferenciar si la cava es termoeléctrica o lleva un motor compresor, si tienen doble, simple o triple temperatura para conservar diferentes tipos de vinos, si son digitales o manuales, y la estética del producto: estantes de madera o alambre, carcaza de plástico o acero inoxidable. En definitiva, se trata de combinar estilo y placer.

Written by danroc

30, octubre 2008 a 2:20 pm

Publicado en noticias

Tagged with ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: