AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Cambiar las leyes por las vides

leave a comment »

Familia Basso

Familia Basso

02/11/08
Fuente: Diario Uno | Verónica Oyanart

Carlos Basso es abogado, pero se dedica a elaborar vinos. Su familia fue propietaria de la bodega Santa Ana, que él presidió hasta su venta, en 1996. Carlos Basso (59) pertenece a una familia de larga tradición vitivinícola que a partir de 1935 supo ser propietaria de la emblemática bodega Santa Ana, firma que el empresario presidió desde 1981 hasta su venta, en 1996, al grupo inversor chileno Santa Carolina…

A partir de entonces Basso elabora vino en Viña Amalia, la bodega que adquirió junto a Hugo, su padre, en Carrodilla, Luján de Cuyo. Allí nos recibe. Cerca de su escritorio cuelga un retrato al óleo de su abuelo, Adolfo Basso. Es imposible no advertir el gran parecido físico entre el hombre del cuadro y su nieto. Aunque el legado excede lo meramente fisonómico. “También heredé el amor por hacer vino”, dice este abogado que prefirió dedicarse a las vides antes que a las leyes, atendiendo a una especie de mandato familiar de vieja data. En 1922 los hermanos Adolfo y Tulio Basso, junto a su socio Emilio Tonnelier, comenzaron a producir y vender vino en barricas de madera de 220 litros en la bodega La Purísima. Más tarde, a mediados de los ’30, la sociedad Basso & Tonnelier compró Santa Ana, que había sido fundada a finales del siglo XIX. Justamente en la casona de esa bodega Carlos Basso transcurrió los primeros años de su infancia. “Tuve allí una vida muy grata. Lo que más recuerdo es cómo me divertía andar potreando por los viñedos, por las cubas, por todos los recovecos. Era un ranchón grande, viejo, de la época de la fundación de la bodega”, narra con nostalgia. “Tengo un recuerdo lindísimo de esa casa. Era como un mundo especial que me dio la posibilidad de hacer todas las trapisondas que uno pueda imaginarse de un chico. Y a mis hijos también. Porque ellos se criaron allí, aunque nos fuimos de esa casa mucho antes de vender la bodega”, cuenta acerca del pasado. En la actualidad el empresario destina al mercado interno sólo el 25% de la producción de Viña Amalia, que tiene viñedos en el Valle de Uco, mientras que el 75% restante es exportado a Estados Unidos, Brasil, Suecia, Suiza, Italia, Francia, Canadá, Ecuador, México, Austria, Rusia, Dinamarca, Alemania, Bélgica, Uruguay, Reino Unido y Venezuela.

–Presidió muchos años Santa Ana, una firma que llegó a ser emblemática en Mendoza…
–Sí. Había varias bodegas tradicionales importantes en Mendoza, Santa Ana era una. Es muy antigua, fue fundada en 1891. Era interesante porque hacía diferentes tipos de vino. También vino fino, aunque en una proporción muy chica. El volumen más importante era de vinos de precio bajo. Tenía un lugar importante, y lo tiene.

–Usted fue uno de los primeros bodegueros de la provincia en vender su empresa a capitales extranjeros, tendencia que luego fue in crescendo…

–Básicamente, la razón para vender era que mi abuelo tenía dos socios: su hermano Tulio y Emilio Tonnelier. Él tenía tres hijos, Tulio tenía dos y Tonnelier tres. Esos ocho tuvieron a su vez muchísimos hijos, de mi generación éramos 33 y de la generación siguiente alrededor de 120…

–Eran demasiadas voluntades para conciliar…

–Era un punto en el que el manejo de la empresa se volvía difícil. Más en una empresa familiar de ese tipo, con productos de consumo masivo, donde las decisiones se tienen que tomar muy rápidamente. Además, cada uno tenía sus ideas, sus proyectos… era complicado. Entonces nos pareció que vender era lo mejor y fue un buen momento para hacerlo. Vendimos Santa Ana en el ’96.

–Recién se refería a la producción de vinos en Santa Ana para el consumo masivo. En contraposición, ahora muchas bodegas (la suya entre ellas) ponen énfasis en la elaboración limitada y selecta con vistas al mercado internacional…

–La bodega Santa Ana era grande. Vendía 60 millones de botellas por año, algo muy masivo. Obviamente, cuando la vendimos nos hicimos un planteo sobre qué hacer, cómo seguir. Y surgió una buena oportunidad de negocio, porque empezaron a aparecer en el mundo las bodegas chicas. Básicamente por el interés de un grupo de consumidores de Argentina y de muchos otros países, deseosos por aprender del tema, por probar vinos nuevos, diferentes. Además, hubo un proceso de concentración muy grande en esa época, y se empezaron a despersonalizar mucho las empresas a través de los grandes grupos inversores. Por otra parte había un importante nicho de oportunidad para los vinos elaborados en pequeña escala. Y ha sido muy interesante. Acá en Argentina, en 1997, cuando nosotros empezamos, había muy pocos emprendimientos de pequeña escala. Luego se multiplicaron. De hecho este fenómeno también ha ocurrido en otros lugares. Se dio en Chile, en Estados Unidos, prácticamente en todos los países vitivinícolas. En Australia, por ejemplo, hubo una época en la que se abría una bodega por día. Aquí muchas empresas ampliaron su gama de productos. Inclusive las bodegas tradicionales, que antes tenían quince etiquetas y ahora tienen 60 o 70.

–Usted exporta sus vinos a Europa y América. En este contexto de crisis económica mundial ¿cómo queda situada Argentina?
–Hay una dosis de incertidumbre terrible. No se sabe qué va a pasar. Hasta qué punto se va a complicar esto. Cuánto se puede cortar la cadena de pagos, algo que está pasando en algunos ámbitos. Es evidente que hay una disminución en la demanda. En nuestro caso particular, obviamente no nos van a comprar lo que teníamos previsto con el exterior este año. Sin embargo, hemos recibido pedidos de Estados Unidos y de Brasil, algo que creíamos que no iba a suceder. De todos modos es algo sin precedentes. Yo nunca vi una crisis de esta magnitud a nivel mundial y Argentina puede ser fuertemente influenciada por esto.

Porque como país no estamos en buenas condiciones, por lo menos yo pienso muy diferente a lo que dice el Gobierno.

Written by danroc

4, noviembre 2008 a 9:31 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: