AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Ya es momento de que la vitivinicultura se una y gestione soluciones

leave a comment »

09/11/08
Fuente: MDZ | Carlos Fernández

Desde los paros generados por el conflicto del campo y hasta la crisis financiera internacional, mucho ha sufrido el sector a tal punto que hoy los productores de uvas, los salarios y el empleo están frente a un abismo del que sólo los puede salvar el compromiso del Estado…

La industria vitivinícola hoy atraviesa uno de sus momento más graves desde 2001. Es que, dos grandes asuntos, y un tercero secundario, penden sobre el sector como una espada de Damocles: la falta de un tipo de cambio competitivo y la ausencia de financiamiento. El tercero se refiere a la posible pérdida de mercados internacionales.

En la Zona Este particularmente, hoy se puede observar a los bodegueros perdiendo más tiempo dentro de los bancos que tratando de vender el producto logrado durante todo el año.

El asunto es que hoy ha desaparecido el crédito y esto está produciendo que muchos pequeños y medianos productores y bodegueros no sólo estén consultando por la forma de salir del problema -a los banqueros- sino que los pedidos de asesoramiento a los estudios jurídicos se ha incrementado casi en forma geométrica ante la posibilidad de una presentación en convocatoria de acreedores, con la consecuente preocupación de perder lo menos posible en el potencial proceso de quebranto.

“El futuro va a ser muy complicado ya que se les está cerrando el panorama a muchas Pymes del sector”, ha reconocido el gerente de la Unión Vitivinícola Argentina, Sergio Villanueva, organización privada que concentra a unos 500 empresarios vitivinícolas, muchos de ellos de la Zona Este.

Panorama introducido por Villanueva que se podría agravar si es que el gobernador Celso Jaque no toma cartas en el asunto y llora con convencimiento ante la Nación para que se trabaje en el tipo de cambio que hoy está horadando la rentabilidad del sector bodeguero.

Esto le será transmitido a Mario Adaro mañana lunes, y a través de él a Celso Jaque, cuando las cámaras empresarias de toda la provincia se reúnan con el ministro y le planteen el caro tema que está por explotar en cualquier momento.

Seguramente mañana lo que se escuchará de parte de Adaro, un hombre del Este, es que no se produzcan despidos en el sector, a lo que casi con certeza los privados le contestarán: “¿Y nosotros qué tenemos para seguir trabajando, si no tenemos financiamiento?”.

Actualmente, la tasa de rentabilidad de la industria vitivinícola ronda entre el 6%, el 7% o excepcionalmente el 10%, si es que se trata de una empresa de primera línea.

Del otro lado del charco, los cheques a fecha que reciben en pago los pequeños y medianos empresarios, para negociarlos en los bancos deben soportar tasas de interés de entre el 20%, el 30% o en algunos casos de un 50%, si los plazos son muy largos, “algo que es insostenible para poder mantener el negocio en pié”, graficó Villanueva.

De parte del tipo de cambio, cuando el dólar llegó a cotizar a $ 3,40, hubo un cierto optimismo en la industria, pero ahora, con el tipo de cambio sin definición la historia es otra y tiene más color oscuro que claro.

Estos dos grandes temas en los que está sumergida la vitivinicultura, ya están amenazando a los salarios, el empleo y al mismo productor de uvas. Lo que en definitiva se traducirá en el precio de la uva próxima a ser cosechada en los próximos meses.

Y en esto hay que ser sinceros ya que la economía se va a contraer, además de la contracción financiera, hecho que hasta lo ha reconocido el mismo vicepresidente Julio Cobos, el viernes pasado en Mendoza.

A estos dos grandes asuntos caros del sector se le suma otro que no es tan urgente pero no menos importante y que hace blanco en la preocupación de no perder los mercados, porque a la Argentina vitivinícola no la están persiguiendo los compradores internacionales, ya que de no ser conveniente el negocio, se dan la vuelta y buscan nuevos proveedores como en España, donde los productores están sostenidos por el mismo Estado nacional. Algo que parece aún nadie le contó el gobernador Jaque.

En este sentido cobra cada vez más importancia el papel que jugará para la próxima cosecha o el próximo operativo de elaboración de mosto el Fondo para la Transformación y el Crecimiento, a tasas competitivas, aunque sin hacerle el caldo gordo a los especuladores de turno que no son motivo del presente análisis.

Considerando la buena gestión que está demostrando el FTyC en materia de proteger a los productores y bodegueros tradicionales es menester considerar a esta altura del año que si entre noviembre y diciembre próximo, no se ordena el panorama, 2009 puede llegar a ser el año del quebranto de gran parte de la industria, sobre todo del sector Pyme.

Particularmente la Zona Este, no produce mucho vino fraccionado, por lo cual el maremoto financiero y del tipo de cambio actual se arrimará directamente al precio de la uva, una variable que luego repercutirá en la cadena comercial y que no le servirá a la mayoría incluida en la actual cadena de valor.

Asimismo, al tipo de cambio y a la falta de financiamiento, se le viene asomando otra sobra y que se refiere a la concentración que se producirá con la salida de muchos productores pequeños y medianos. Obviamente los beneficiados de siempre serán las trasnacionales que operan en la provincia y que se fondean con dinero fresco en el exterior, con otra realidad totalmente distinta a la de Mendoza.

Por ello es que es hora de que alguien –si el Estado no puede- debe realizar un estudio profundo y sincero de cuál es el promedio del desfasaje que ha sufrido la industrial local, considerando que Chile es competidor y que compradores como Brasil han devaluado su moneda un 40%, situación que le ha restado competitividad a la industria del vino argentino.

“Hoy no hay nada, ni siquiera un descubierto”, se ha quejado Villanueva, muy preocupado por la situación en la que se debate la industria relacionada a la cultura más vieja del mundo.

Por ello es que cobra mucho sentido la reflexión sobre que por más mercado que siga manteniendo la Argentina con sus excelentes vinos, nada podrán hacer los locales sin financiamiento.
Link permanente: http://www.mdzol.com/mdz/nota/82587

Written by danroc

10, noviembre 2008 a 1:42 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: