AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Malbec, de lujo como el fútbol

leave a comment »

16/11/08
Fuente: Crítica

Eligieron al mejor vino del mundo de esa cepa y ganó un argentino. La Asociación de Profesionales de Enología y Alimentos de la Argentina (APEAA) entregó el premio mayor a una bodega boutique de Mendoza. Historia y curiosidades del varietal que más consumen los argentinos…

El malbec es un vino multifacético: puede ser espumoso o tranquilo, seco o dulce, fresco y floral o con mucho cuerpo y estructura. Una serie de posibilidades que no tiene cualquier cepa, pero que sí la tiene ésta, casi exclusiva de la Argentina, la envidia de los bodegueros del resto del mundo. Por eso, los integrantes de la Asociación de Profesionales de Enología y Alimentos de la Argentina (APEAA) entregaron por quinta vez el premio al Mejor Malbec del Mundo. La cita fue el viernes en Mendoza y para el certamen que se celebra cada dos años se presentaron 292 muestras de la cepa: un récord histórico. El jurado tuvo que catarlas a ciegas y el premio más importante –la doble medalla de oro– lo obtuvo una pequeña bodega familiar, la Arturo Bertona, por su vino Monte Cinco Malbec Oak de la cosecha 2005. Las 47 medallas de oro fueron para distintos vinos de este lado del mundo: desde Raza Argentina Premium (La Rioja) y Malma Reserva de Viñedos de la Patagonia (Río Negro) hasta Graffigna Centenario Malbec Tardío de Bodega Graffigna (San Juan) y Salentein Numina de Bodegas Salentein (Mendoza). Sólo un chileno obtuvo una mención: el Secreto Malbec de la Bodega Viu Manent.

“El Malbec es el vino por excelencia de la Argentina y el de mayor exportación hacia Estados Unidos y el Reino Unido, los principales consumidores de esta cepa”, resume el director del sitio Argentine Wines, Daniel López Roca. El presidente de la Asociación Argentina de Sommeliers, Andrés Rosberg, agrega: “El malbec es la variedad emblemática por la cual la Argentina se está diferenciado y se está haciendo conocida en el resto de los países que consumen y exportan vino”. De hecho, el Instituto Nacional de Vitivinicultura de Argentina registra que existen 225.846 hectáreas de viñedos y 25.930 corresponden sólo al Malbec, un 27% de la superficie cultivada. En Francia, existen poco menos de cinco mil. Sin embargo, aunque la variedad no se produce exclusivamente en la Argentina, la cantidad y la calidad son características telúricas. “Cuando uno quiere tomar siempre lo mismo elige gaseosas o cervezas, que tienen una fórmula única y saben siempre igual. En cambio, un vino nunca es igual a otro. Cada cosecha es diferente a la anterior: la elaboración, el clima y el suelo siempre son distintos y por eso cada vino es irrepetible”, dice Rosberg.

López Roca aclara que el malbec es una variedad de uva originaria del sur de Francia, que fue atacada y devastada por una plaga –la filoxera– que exterminó 58 mil hectáreas de viñas en 1866. Como la uva no se volvió a plantar, se achicó la producción y casi desapareció. Sin embargo, los inmigrantes que se animaron a cruzar el océano llegaron con estacas de los cepajes –previas al ataque del insecto– que permitió que la variedad se plantara en Mendoza y no desapareciera. El clima de la cordillera de los Andes hizo el resto: después de tantos años, los viñedos de malbec se aclimataron y dieron origen a vinos absolutamente diferentes a los conocidos en Francia. “Entre las características del malbec figura el vistaje azul, los taninos dulces y amables, que hacen que sea un vino muy atractivo incluso para aquellos que no toman habitualmente”, resume Rosberg.

Los catadores de Austral Spectator, una guía de viñas y bodegas de Sudamérica, determinaron que entre los mejores Malbec de 2008 el Finca Altamira de la bodega Achával-Ferrer de 2004, el Yacochuya de la bodega San Pedro de 2004 y Reserva Viña Hormigas de la bodega Altos Las Hormigas de 2005 figuran entre los más ricos. No sólo por su exquisito sabor sino también porque en el Malbec convive una característica ineludible que es la versatilidad. “Existen Malbec con mucho cuerpo y estructura, que se pueden añejar; los hay más frescos, rosados o florales, pensados para ser tomados jóvenes sin tanto cuerpo ni fuerza en la boca, incluso hubo ensayos de vinos espumosos con esa variedad y hasta se hicieron malbec dulces especiales para degustar con postres”, resume Rosberg, al tiempo que valora que la uva se adapta a diferentes estilos de vino, momentos de consumo y ramas de precio.

En la Argentina, el malbec tiene, además, diferentes características según la provincia donde se cultive: el que se extrae de la Patagonia, por ejemplo, posee un índice de acidez mayor que el que se cosecha en Salta. La Dirección General de Aduana de la Argentina registró que en 2007 salieron del país 359,7 millones de litros de vino por 482, 3 millones de dólares (por exportación de leche entraron 216 millones de dólares). El mayor comprador fue Estados Unidos: pagó 2,80 dólares por vino. El 32% de las exportaciones pertenecen a malbec. Le sigue el Cabernet Sauvignon con un 11%, el Syrah, 3,5%, Merlot, 2,6% y luego los blancos y tintos comunes.

“Los vinos argentinos representan el 5% de los importados en el mundo. Un poco menos de la mitad es de malbec. Por eso yo creo que el futuro está en ese tipo de vino”, dice Ricardo Santos, que fue dueño de la bodega Norton y que ahora se largó a elaborar un malbec con su propio nombre. De hecho, su proyecto de venta para 2009 supera tres veces el que armó para 2008. Sin embargo, lo único que reconoce es que no quiere que su vino recorra las mejores copas de los mejores restaurantes de las mejores ciudades del mundo: “No buscamos ese mercado, sólo queremos que lo tome la gente a la que le guste el mismo vino que tomamos cuando nos juntamos los domingos a comer en familia”.

El mayor premio para una bodega pequeña

“Un vino de intenso color púrpura, aroma de atractiva complejidad, con notas de frutos rojos, maduros, especias, chocolate y vainilla, que en la boca plantea un vino potente, sabroso”, dice la ficha del Malbec Oak (roble en inglés) cosecha 2005 de la bodega Arturo Bertona que el viernes se llevó el premio al Mejor Malbec del mundo. “Tratamos de crear un vino donde se perciba la fruta y la madera y con ese objetivo obtuvimos diferentes premios”, resume Arturo Bertona, dueño de la bodega, contento con el resultado de la fiesta. El Monte Cinco ya se alzó en 2003 con una medalla de oro al Mejor Malbec y obtuvo buenos puntajes en revistas especializadas norteamericanas. “Se trata de un Malbec de Agrelo, Luján de Cuyo, con un viñedo que tiene más de 80 años y que es propiedad de nuestra familia desde siempre”, dice Bertona, que se emociona al recordar a sus abuelos italianos, que llegaron a fines del siglo XIX con “el sueño de poder hacer la América” y que ahora tiene, dice, “la responsabilidad a los 49 años de continuar con la misión de crear los mejores vinos de su tierra”. Al parecer, ahora lo logró. En cuanto al secreto del nombre, es muy simple: los productores tenían cinco fincas y sí, adivinó, las uvas del tinto ganador salieron de la quinta.

http://www.criticadigital.com.ar/impresa/index.php?secc=nota&nid=15493

Written by danroc

18, noviembre 2008 a 10:11 am

Publicado en noticias

Tagged with , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: