AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Chile. Carmenère al Mundo. Un Paso Adelante

leave a comment »

25/11/08
Fuente: Chile.com | Eduardo Brethauer

El concurso Carmenère al Mundo esta vez sí salió al mundo. Sin corbata, pero con pantalones largos, sus vinos demuestran año a año su creciente calidad. Aún no se me olvida la primera versión del concurso Carmenère al Mundo. Entonces el presupuesto era muy acotado, tanto que los traslados eran bastante pintorescos. Recuerdo que debía recogerme el gran periodista y mi amigo personal César Fredes. Como la estoica Penélope, todavía lo espero …

De la mano de la enóloga del PUC Consuelo Ceppi, no nos quedó otra que salir corriendo a la estación de trenes para ver como el vagón de cola se alejaba rumbo al sur sacándonos la lengua. Finalmente llegamos cansados y hambrientos a viña Estampa cuando ya todos se retiraban a dormir. Klaus Schroeder, entonces presidente de la Asociación de Ingenieros Agrónomos Enólogos, me recibe con una gran disculpa y me anuncia que compartiré la casa de huéspedes de viña Siegel… con César Fredes. Klaus, ¿qué les he hecho para que me castiguen de esta forma?, creo que alcancé a balbucear.

En esta segunda versión las cosas han cambiado. Y mucho. Junto a Eduardo Alemparte, hoy enólogo del proyecto mendocino de viña Montes, y sí, el mismísimo César Fredes, nos trasladamos a Talca en una muy cómoda van que nos recogió en nuestras propias moradas. El viaje fue una verdadera delicia, especialmente para el enólogo de Kaikén, quien en su vida había recibido tantos halagos y de los otros. Luego de bizantinas discusiones sobre el uso y abuso de la madera, además de otras edificantes hierbas, comenzamos a sentir un hambre de esos. Alemparte venía del aeropuerto. Ninguno de los tres había almorzado y faltaban demasiadas horas para la cena en viña J. Bouchon. El chofer debía recoger a la cronista Harriet Nahrwold en Casa Donoso, por lo tanto se resistía a detenerse. Sólo después de una efectiva tortura sicológica accedió a hacerlo. Para regocijo de Harriet, quien nos esperó más de una hora, el sánguche de mechada con palta estaba bastante indigesto, aunque, en verdad, nos permitió aguantar los próximos acontecimientos sin bajas que lamentar.

En este concurso el tema del alojamiento es un verdadero juego de ajedrez. Gracias a la generosidad de algunas viñas, los jurados van intercambiando sus camastros como si fueran sillas musicales. Gillmore, Vía y J. Bouchon, son algunas de las viñas que abrieron sus puertas a este colorido jurado. Debo reconocer que si J. Bouchon fuera un hotel recibiría de mi parte una lluvia de estrellas. No sólo por el acogedor trato de sus anfitriones, sino además por su exquisita gastronomía. No he comido mejor en Talca y sus alrededores. La sopa de coliflor y la liebre estofada de Margarita estaban simplemente soberbias y armonizaban muy bien con el Malbec y la mezcla tinta de la casa. Si a la mañana siguiente no hubiéramos tenido que trabajar, seguramente nos hubiéramos amanecido conversando con los J. Bouchon de viajes, cacerías y vinos.

Esta vez la organización del concurso estuvo a la altura de nuestra cepa. Tanto las jornadas de cata en la Universidad de Talca, como los traslados y visitas a las viñas de la región del Maule, cumplieron con las expectativas. Muchos recordarán la visita al Criadero Palmas de Peñaflor, donde se ofreció un increíble espectáculo de danza ecuestre. Varios campeones nacionales de rodeo, junto a un cuerpo de baile conformado por representantes de las culturas mapuche, rapa nui y huasa, brindaron un espectáculo inédito y macizo, en el cual su propietario Alfredo Moreno, con habano y micrófono en mano, explicaba cada cuadro. “¡Esto es Curicó!”, exclamaba emocionado José Puertas, dueño de la viña y del criadero del mismo nombre. ¿Cuántas veces nos hemos quejado de que las rutas vitivinícolas destacan lo superfluo? Esta vez no. Realmente lo pasaron caballo los chinos, canadienses, ingleses, rusos, gringos y chilenos. Incluso mi amigo César Fredes.

Este segundo año el concurso Carmenère al Mundo se ha puesto los pantalones largos. Aunque hay cosas por mejorar, como una correcta decantación de los vinos y otros detalles logísticos, sin duda fue un paso adelante. Sólo caté durante una de las tres jornadas, pero creo que los Carmenère han mejorado muchísimo durante los últimos años. Ya no se sienten esos verdores excesivos que espantaban hasta los más tolerantes paladares. También se percibe un manejo más racional de la madera, aunque varias muestran nos dejaron un retrogusto a polvo y astillas. Es cierto. Sobran las notas de geranio y más que algún toque de Brett. Sin embargo, los vinos, que en su mayoría correspondieron a las cosechas 2006 y 2007, se mostraron mucho más frescos y vivaces que antaño. Ya nos participamos del festín de la fruta cocida, sino que los cambios a nivel vitícola están regalando sus frutos: vinos con un mejor equilibrio entre dulzor y acidez. Sí, definitivamente más elegantes.

La jueza canadiense Nicole Barret se mostró muy entusiasmada con el nivel de las muestras. En un encendido discurso en Vía, mientras disfrutábamos de una rica plateada bajo una nube de zancudos que atacó sin compasión a mi amigo Fredes, enrostró a los catadores chilenos que teníamos una obsesión con el Brett y que no apreciábamos nuestros vinos como lo merecían. Habló de carácter deprimido y falta de confianza. También de ausencia de referentes para comparar nuestros vinos. Por supuesto que no aguanté quedarme callado. Le dije que se agradecían las palabras de buena crianza, pero que estaba lanzando frases fuera del tiesto. Con una ironía que no es mía, le espeté que me encantaría ver esos 95, 96, 97 y 98 puntos con nombre y apellido en las revistas donde trabajan y no en una anónima ficha de un concurso. De acuerdo al profesor Alejandro Hernández, presidente del concurso, los chilenos puntean alrededor de 3 a 4 puntos en promedio más bajo que los extranjeros. Menos mal, digo yo. Como en ningún otro concurso, este Carmenère al Mundo repartió más medallas de oro (36) que de plata (24). Si no hubiera sido por los deprimidos jueces chilenos, los yacimientos auríferos estarían agotados.

Lamentablemente no pude quedarme al final de la ceremonia, pues tenía un compromiso impostergable en Santiago. Volví solo en una van, pues mi amigo Fredes prefirió quedarse peleando con la plateada de Paulo Russo. Me fui pensando en las palabras del profesor Hernández, quien, con la sabiduría que sólo pueden dar los años, explicó su particular tesis a la concurrencia: no es que los chilenos no tengan confianza en sus vinos, sino son más rigurosos y exigentes con el objetivo de mejorar aún más la calidad del Carmenère. Estamos completamente seguros de eso, ¿o no?

Grandes Trofeos
-Mejor Carménère Puro: Viña Concha y Toro, Winemaker’s Lot Carménère Nº 148, 2007.
-Mejor Carménère Mezcla: Viña Caliterra, Caliterra Reserva, 2007.
-Mejor Carménère Experimental: Viña Tinajas del Maule, Carménère Experimental, 2008.

Medallas de Oro
-Viña Ventisquero, Grey Carménère 2006.
-Viña Portal del Alto, Alcar de Terravid, 2003.
-Viña Errázuriz, Errázuriz Estate Carménère 2007.
-Viña Errázuriz, Arboleda Carménère 2006.
-Viña Haras de Pirque, Equus Carménère 2007.
-Viña William Fevre, Grand Cuvee Carménère, 2006.
-Viña Errázuriz, Kai Carménère, 2005.
-Viña Casa Silva, Doña Dominga Reserva Carménère, 2006.
-Viña Casas Patronales, Carménère 2007.
-Viña Casa Silva, Altura, 2003.
-Viña Casas Patronales, Cabernet – Carménère, 2007.
-Viña Santa Rita, Carménère Medalla Real Reserva Especial, 2007.
-Viña Santa Cruz, Chamán Gran Reserva, 2006.
-Viña Casa Silva, Quinta Generación, 2007.
-Viña San José de Apalta, San José de Apalta Carménère Reserva, 2007.
-Viña Viu Manent, Reserva Carménère, 2007.
-Viña Santa Rita, Carménère Reserva, 2007.
-Viña Concha y Toro, Carménère Casillero del Diablo, 2007.
-Viña Valle Frío, Carménère Experimental, 2008.
-Viñedos Emiliana, Carménère Emiliana Reserva, 2007.
-Viña Concha y Toro, Carménère Sunrise, 2007.
-Viña Terra Andina, Altos Carménère – Carignan, 2007.
-Viñedos Emiliana, Carménère Adobe, 2007.
-Viña Casa Tamaya, Tamaya Reserva Carménere, 2007.

http://www.chile.com/tpl/articulo/detalle/ver.tpl?cod_articulo=105661

Listado completo en http://www.carmenerealmundo.cl/

Written by danroc

26, noviembre 2008 a 2:06 pm

Publicado en noticias

Tagged with ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: