AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Evocando al tiempo

leave a comment »

23/11/08
Fuente: MDZ | Carlos Fernández

Claramente los vitivinícolas dependen del tiempo en sus más diversas expresiones. Tiempo para pagar y cobrar, tiempo que los bancos no compran más y si lo hacen encarecen el dinero en un 40%. Lapsos del pasado que hoy son casi extravagantes, como cuando sonaba cada tanto “todos los productores pequeños somos más que los grandes”. Tiempos en los que había una sola vitivinicultura …

En la cultura oriental se suele representar al tiempo como un hombre con una larga trenza, como la que deben desarmar los bodegueros del Este, para poder sobrevivir en una especie de segunda vitivinicultura.

En la primera se habla sólo de las exportaciones y de los compromisos que están atendiendo por la proximidad de las fiestas, mientras en la segunda ingenian formas de cobrar, “porque el chequecito del dueño de la despensa de Guleguaychú no es bien recibido en los bancos”, se quejaba un vendedor de vinos en envase Tetra Pack que atiende la Mesopotamia.

Pero lo cierto es que los números han cambiado, en no mucho tiempo, sólo unos diez años atrás, cuando los productores chicos, pequeños fraccionadotes, tenían cerca de un 50% o más del mercado. Hoy con suerte, todos juntos, no llegan a un 20%. El restante 80% está en manos de tres grandes: Fecovita, Baggio y Peñaflor. En cuarto lugar está Vinap, una marca que s{olo por su nombre genera críticas. Además pertenece a los mismos dueños de Naranpol.

Recién después de Vinap, vienen las cooperativas y los pequeños fraccionadores.

La concentración ha producido, entre otras cosas, que todos deban ir a ellos si se quiere seguir con vida en el cada vez más egoísta negocio del vino popular, que sigue siendo la base de la pirámide de rentabilidad del sector vitivinícola nacional.

Magro precio del blanco escurrido

Para colmo de males ese sector hoy está entrampado en el perverso juego de los precios del vino a granel, presionado en parte por la mentada crisis financiera.

Al haberse prácticamente retraído en sus compras Fecovita, que estaba pagando el blanco escurrido a $ 0,90 en cuatro quincenas, se ha observado una caída hasta los $ 0,80 y en ocho quincenas, de parte de otros compradores de segunda línea.

Se han observado además operaciones en menores plazos pero entre $ 0,76 y $ 0,75 el litro.

Gancia no está

En medio de esta incertidumbre, un grande, Gancia, ha pedido tiempo y toda la cancha del negocio del mosto se inmovilizó, por otro breve lapso que puede finalizar en febrero próximo.

A pesar de haber intentado MDZ dar con los directivos de esa empresa con el fin de que negaran o corrigieran la versión de que su planta en Rivadavia está en venta, no se ha obtenido nueva información esclarecedora.

Lo cierto es que la planta de personal contratado –de Gancia- no volverá a trabajar al menos hasta febrero. La misma fecha ha sido tomada como clave por quienes le alquilaban bodegas a la firma que es ícono en Rivadavia.

Los precios internacionales a los que ha llegado el mosto -$ 900 dólares la tonelada- ha hecho que el mayor comprador de mosto y de uva criolla del mercado se quede quieto hasta ver qué sucede con los pedidos de febrero próximo desde el exterior.

Aflojando precios mientras se viene la crisis

Mientras se esperan los primeros números oficiales que mostrarán los efectos de la crisis internacional de parte del INV ya se observa incertidumbre para el inminente mercado de uvas pronto a abrir.

Durante la cosecha es cuando se pone en movimiento el dinámico mercado de compra y venta de uvas para elaborar distintos tipos de vinos. También por el aterido negocio del mosto que le ha representado pérdidas millonarias al Gran Este.

Firmas de primera línea han reducido sus expectativas –y anuncios- de necesidades de compra de uvas hasta febrero, cuando esperan que el mercado exterior muestre cómo se comportará durante 2009.

Esto ha producido, junto al rumor de que Gancia les ha dicho a todos los vendedores habituales de uva que hasta el momento no tiene previsto comprar uvas de la próxima cosecha, un verdadero panorama sombrío sobre el que muchos no hablan, medios incluidos.

“Esto se está produciendo porque en la calle no hay un mango y la guita ahora cuesta un 40% más”, dijo un productor grande del Este de uvas criollas.

“Esto es el producto de políticas que pretender aflojar los precios y tirarlos abajo y por la crisis, los dos grandes pretextos del momento”, evaluó Sergio Villanueva, de la Unión Vitivinícola Argentina.

“Antes de la crisis financiera internacional no había un litro de vino disponible en el mercado y ahora todos salen a vender porque que los precios se van a caer”, analizó Villanueva.

http://www.mdzol.com/mdz/nota/85684

Written by danroc

27, noviembre 2008 a 11:04 am

Publicado en noticias

Tagged with , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: