AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

La plata, la cosecha y las urnas 2009

leave a comment »

07/12/08
Fuente: Diario Los Andes | Gabriel Bustos Herrera

En el Barrio Cívico confían en que tendrán más de 500 millones para levantar la cosecha e industrializarla. Productores, industriales y opositores desconfían de la chequera de Olivos y de la discrecionalidad K en las economías regionales. El enorme mesón -que supo adornar el imperio Greco en San Martín y después el Banco de Mendoza, en sus tiempos de gloria y sepelios- sigue su misión histórica en el Salón del 4to piso de la Gobernación…La reliquia albergó el martes, mientras afuera olía a duraznos aplastados, en un almuerzo frugal, a Carla Campos -subsecretaria, enviada por la flamante ministra de la Producción, Débora Giorgi- el equipo de la Producción local: el ministro Migliozzi, José Luis Alvarez -del Fondo de la Transformación (el “banco” que hoy oxigena la gestión Jaque), dos subsecretarios; un invitado de la Legislatura -Raúl Millán (ingeniero, diputado PJ, ex subsecretario de Economía, hombre del agro)- y un par de asesores.

La noche anterior, Carla Campos había recibido un llamado urgente en su oficina de Buenos Aires: Débora Giorgi le pedía que volara a Mendoza. Es que acababa de atender una llamada telefónica de Celso Jaque pidiendo apoyo: aquí crecían las llamas de la protesta de fruteros y conserveros.
El sábado anterior, en Luján -en la carpa de la Expo INTA 2008- Carlos Cheppi, el secretario de Agricultura de la Nación, entre Gioja y Jaque, prometió recursos para “levantar las cosechas y elaborarlas”. Hizo una advertencia: “El mundo se desplomó. Ni productores ni elaboradores pueden pretender los valores de rentabilidad del año pasado, cuando el comercio mundial y los consumos vivían otra realidad muy diferente a esta”. Esa madrugada la piedra había destruido 1.000 hectáreas de viñedos en San Juan, horas después de romper 3.000 aquí en Rivadavia. Los gobernadores tuvieron otra visión: dijeron a dúo que no había razones para que se cayeran los precios del vino y el mosto y que “hay especuladores que se aprovechan de las crisis”. Es que también los mercados vitivinícolas se han llamado a silencio: no hay operaciones, los precios apuntan para abajo. Es la misma depresión: habrá que rescatar la uva, también.
Sin clientes, sin precios. El ágape del Patricias no era un festejo: buscaban respuestas políticas y recursos, muchos recursos. Afuera, aún había ecos del corte de ruta de los productores de damasco del Este y el olor dulzón de la fruta tirada al asfalto por los chacareros desesperados. La TV y los diarios testimoniaban la angustia de los finqueros, anticipando el terremoto previsible: no es sólo el damasco (unas 1.500 hectáreas), sino en días más el durazno (22.000) la ciruela (18.000), la pera y después la uva (que espera unos 30 millones de quintales en el Oeste).
Todas maduran bajo la sombra de precios de miseria -en algunos casos, a la mitad de los del año pasado-, aplastando el ánimo de productores e industriales.
Es que unos más, otros menos, todos intuyen un flagelo común: a pesar de que alguna vez Cristina supuso al país inmutable a la crisis mundial, hoy no hay demanda para la fruta -o es anémica-, los precios de los industriales apenas si rozan el 40 ó 50% de los del año pasado. Es que se han retraído el consumo de adentro y los mercados mundiales -Brasil, sobre todo, donde va el 50% de nuestras exportaciones- habituales compradores de la fruta y las conservas mendocinas (en 2008 las exportaciones de ambos rubros rondaron los 450 millones de dólares); se han multiplicado los competidores externos, en escenarios favorecidos por devaluaciones (Chile y Brasil) y crecen subrepticias las protecciones paraarancelarias.
El año pasado a esta fecha, el ajo (que exporta en años normales unos 90 ó 100 millones de dólares), tenía concertadas 2 millones de cajas a Brasil: hoy no junta 120.000. El damasco, por el que el año pasado se pagó hasta 75 centavos, hoy no tiene demanda (la tonelada de pulpa llegó a pagarse a 1.800 dólares y hoy no pasa de 750). No ofrecen más de 30 ó 35 centavos (Migliozzi promete “completar” 40 centavos desde el Fondo de Transformación). “En todo el cuadro de frutas de esta cosecha -viene muy buena en volumen- estamos 30 ó 40 centavos debajo del costo”, calcularon las cámaras fruteras. Lo negarán antes de que cante el gallo, pero hay un reclamo común a chacareros e industriales: devaluación, como han hecho los mercados a los que acudimos (imaginan un dólar por lo menos a 4 pesos) o reintegros equivalentes.
El miércoles, el subsecretario Gómez Riera calculó que el gobierno necesitará “unos 300 ó 350 millones de pesos, para ayudar a levantar toda la cosecha y elaborarla”. La vitivinicultura aparte. Ernesto Sanz propuso un fideicomiso de 500 millones para Mendoza, con recursos sacados del paquete AFJP en manos de la Anses.
¿Estará la plata? “Vamos a levantar la cosecha y elaborarla”, prometió Migliozzi, esperanzado en la certeza de Jaque (traída desde la Rosada, claro). Es que en Olivos ven a Mendoza como el escenario de una Gran Batalla. Y juran que la van a abastecer. Así la diseñaron en Olivos, Jaque, los intendentes del PJ y Néstor K, preparando el combate contra Cobos y sus aliados.
Los intendentes serán los arietes sobre cuya gestión se basará la pelea. En el presupuesto 2009, que se mostró el martes, Jaque ya acordó con los caciques municipales un aumento del 24% en las transferencias (el resto del presupuesto tiene una pauta de aumento del 17%), con un plan de obras comunales generoso.
Cornejo se quejó: “Son mentiras, no hay aumento real”. Miranda dice que “los fondos especiales municipales -el FIM y el FAM- no tienen aumentos significativos”. Jaque promete cumplirles otra promesa: les liquidará 25 millones antes de fin de año (del Fondo Anticíclico).
Carla Campos -la enviada de la ministra Giorgi- trajo un cheque el martes por 1,5 millón. Es nada, pero adelanta -según prometió- otros 70 millones de la Secretaría para financiar la cosecha en crisis (otros 35 le juró a Gioja).
En el Fondo de Transformación, José Luis Álvarez (uno de los alfiles del equipo económico provincial, junto con Guillermo García, el presidente del INV) está esperanzado en atesorar recursos para que el FTyC sea el oxígeno de la economía local en este año complejo: el BICE aportará fondos para prefinanciar exportaciones; 50 millones vendrán del Fondo Anticíclico -con visa legislativa- otros 100 millones lo reforzarán desde el Banco Nación y unos 150 millones son la “cuenta propia” que capitaliza el Fondo para financiar la economía pyme. Dicen, además, que en el paquete de los 13.000 millones de Cristina están también incluidos otros 50 -pero de dólares- para bodegueros exportadores con mercados seguros. También el Fondo financiará los operativos para sostener el precio de la uva (por lo menos a 60 centavos).

Por afuera. En la Gobernación y las Intendencias confían en que el escenario de la batalla electoral 2009 y la disputa con el “cobismo” apurarán la chequera de la Rosada (y la de Olivos). Es lo que quedó convenido en el encuentro de La Residencia: una lista pretenciosa de obras que prepararían los intendentes y obras mayores de infraestructura que diseña Paco Pérez, las cuales “serán financiadas por la Nación por afuera de las vías presupuestarias tradicionales” (de las AFJP, por supuesto).
Hay pocas precisiones respecto a las grandes obras públicas comprometidas (las doble vías; Los Blancos, los canales, los trenes -el Metro, el Trasandino y el Buenos Aires-Mendoza-, Portezuelo del Viento, los planes federales de viviendas y de escuelas, etc.). “Ya verán los que nos critican la relación con el gobierno nacional y la actitud en el Congreso: los recursos para la cosecha y la obra pública estarán disponibles en tiempo y forma”, se esperanzan en la Gobernación, confiando en las necesidades K del 2009. Habrá que verlos andar.
En las chacras y las fábricas desconfían del tiempo y de la discrecionalidad de Olivos. Piensan en lo que se ha venido cediendo por obediencia o por votos militantes (coparticipación, retenciones, el impuesto al cheque, la liquidación de las regalías, los cupos de la promoción industrial, entre otros compromisos).
Jaque sostiene que su “moderación” le traerá frutos concretos a Mendoza y duerme tranquilo. La UCR de Sanz, la alianza de Cobos-Thomas, los del PD, les enrostran “no pelear los 1.000 millones anuales que nos corresponden; la disciplina K, la discrecionalidad de Olivos y la devaluación institucional de la provincia”. Serán, seguro, argumentos de campaña 2009 de las futuras alianzas anti-K.
Ojalá, en la disputa, los vecinos consigamos levantar la cosecha, obras y mejores condiciones de vida. A esperar los hechos.

http://www.losandes.com.ar/notas/2008/12/7/opinion-396652.asp

Written by machimar

8, diciembre 2008 a 10:49 pm

Publicado en noticias

Tagged with ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: