AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Vino, humo y alarma tras el incendio que destruyó la bodega Escorihuela

leave a comment »

18/12/08
Fuente: Diario Los Andes | Oscar Guillén Foto: Claudio Gutiérrez – Los Andes

A las 14.45, en la línea de fraccionamiento, comenzaron las llamas que llegaron a tener hasta 20 metros. Los vecinos cercanos debieron abandonar sus casas hasta que la situación estuvo controlada. Unas seis dotaciones de bomberos trabajaron sin tregua durante la siesta mendocina para frenar el avance del fuego. Un incendio de grandes proporciones se desató ayer en la tradicional bodega Escorihuela. Si bien ninguno de los 100 empleados sufrieron daños, el siniestro afectó casi totalmente el ala este de una de las construcciones emblemáticas de Godoy Cruz: el edificio fue levantado en 1884 por don Miguel Escorihuela Gascón, también conocido como “El loco Escorihuela”, por sus “elevados” gustos arquitectónicos…

El fuego se inició a las 14.45 en la línea de fraccionamiento, posiblemente por una falla en el sistema eléctrico, aunque todavía no se conocen las pericias que determinarán las causas del siniestro.

Rápidamente, las llamas que llegaron a tener unos 20 metros de alto, se expandieron hacia un depósito contiguo donde se almacenaban insumos de fácil combustión (cajas de cartón, plásticos). Ya en ese punto el fuego pasó a un sector de oficinas, ocupando así una superficie de 100 metros de largo por 12 de ancho.

“Corran que estalla”

“Primero se cortó la luz. Salimos al patio y comenzamos a ver el fuego que salía por el comedor de la línea (de fraccionamiento). Como a las 15 minutos alguien dijo “corran que estalla, corran que estalla’ y ahí mismo se sintió una gran explosión (posiblemente un tanque de gas carbónico)”, contó ayer una de las empleadas del establecimiento.

Si bien algunos empleados afirmaron que los bomberos se demoraron “como 20 minutos”, el comisario Marcelo Dapaz, jefe de los Bomberos de Mendoza, afirmó que el hecho se denunció a las 15 y que llegaron a las 15.07.

Lo cierto es que dos camiones hidrantes ingresaron por el portón norte y uno por el sur y, de inmediato, comenzaron a trabajar cuando una gruesa columna de humo se elevaba hacia el cielo y alertaba a buena parte de Godoy Cruz y Capital que se había producido un gran incendio.

Con viento en contra

Con viento leve en dirección este-oeste, las llamas no daban tregua a las seis dotaciones de bomberos que a las 15.30 ya operaban sobre el siniestro.

Ya en ese momento algunos empleados habían sacado al patio cuadros y muebles de valor de la sala de degustación, un lugar sobre el cual los directivos de la empresa se encontraban temerosos de que se incendiara.

A esa hora también la policía había realizado un operativo vial para cortar el tránsito en las calles cercanas y habían evacuado a los vecinos del pasaje Escorihuela.

“Empezó a salir humo y llamamos al 911. Llegaron los bomberos y la policía y nos pidieron que cortáramos el gas y la electricidad y desalojáramos las casas. Costaba mucho respirar”, contó ayer Virginia Garrino (34), una mujer que debió irse junto a sus vecinos hasta la calle San Martín donde se instalaron en bares y sitios de comida rápida.

Situación controlada

Pero adentro los bomberos no tenían tregua: los techos de madera y chapa se vinieron abajo y los bomberos capitalinos, de Guaymallén y de Luján no sólo combatieron las llamas por las puertas laterales, sino también subidos a montacargas de la empresa.

El trabajo de los bomberos fue constante y efectivo, aunque en tres oportunidades se quedaron momentáneamente sin agua. Fue entonces cuando el fuego volvió a cobrar fuerza.

Casi a las 17, cuando el ministro de Seguridad Carlos Ciurca todavía estaba en el lugar, Dapaz confirmó que el “incendio de magnitud” había sido controlado.

El ala este del edificio estaba totalmente perdida: “Mirá, las paredes están partidas, a punto de colapsar. Adentro no quedó nada”, dijo un bombero lujanino.

Mientras los bomberos terminaban su trabajo, la situación volvía a la normalidad. Sólo quedaba como signo de siniestro un aromático cauce de agua mezclada con vino tinto que salía de la bodega y corría por la calle Belgrano. Ajenos al fuego y asombrados por el color y olor del líquido que iba calle abajo, tres niños hacían navegar allí una lata de gaseosa.

Written by danroc

18, diciembre 2008 a 10:24 am

Publicado en noticias

Tagged with , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: