AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

La degustación, un mundo que activa los sentidos

leave a comment »

22/12/08
Fuente: Diario Uno | Natalia Sosa Abagianos

En Mendoza aumenta cada día el número de adeptos al vino. En 2008, los asistentes a cursos superarán los 2.000. Al introducirnos en una cata de vinos, lo que se intenta es descubrir su intimidad. Pero para ello se necesita de un conocimiento previo del mundo aromático que permita activar todos nuestros sentidos. En la actualidad, hay cada vez más mendocinos que se inclinan por participar en algún curso o taller de degustación. Su público es muy variado: desde empleados de bodegas, profesionales y amas de casa hasta estudiantes. Si se suma el número de asistentes entre el Instituto Nacional de Vitivinicultura y el Fondo Vitivinícola, la cantidad de asistentes superará los 2.000 anuales durante 2008…

Al concentrar toda la atención en el vino mirándolo, oliéndolo y probándolo, se tendrá la posibilidad de experimentar todos sus matices.

La forma más lógica de abordarlo es primero a través de la vista, luego del olfato y por último, del gusto. Algunos catadores incluyen también el oído para apreciar el sonido que produce el vino cuando es servido.

Lo más difícil es describir verbalmente con detalle y precisión las sensaciones percibidas en la cata. Este mecanismo requiere, en primera instancia, educar los sentidos, elaborar una memoria olfativa y, finalmente, contar con un vocabulario que permita traducir esas impresiones en valores probables.

Frente a estos parámetros, se trata de una operación sumamente subjetiva y genéticamente está comprobado que no hay dos personas que perciban de manera idéntica, y más aún si se tienen en cuenta las preferencias individuales.

De todas maneras, surge un interrogante ante aquellos que desconocen ciertos aromas. ¿Cómo explicarle a alguien que nunca probó una frambuesa qué sabor tiene, qué sensación produce en la boca, a qué huele? Todo eso implica un ejercicio personal. Una manera de ponerlo en práctica es pensar en cuáles son los vinos que a uno más le agradan e intentar expresar el porqué de esa preferencia. Entonces, el catador debería preguntarse, entre otras cosas: ¿es dulce o seco? ¿Da sensación de suavidad o aspereza? Y para finalizar, comparar estas sensaciones con productos que puedan reconocerse e identificarse y tratar de describirlos con lenguaje propio.

La cata profesional es algo muy distinto, ya que el uso de la terminología propia es imprescindible para que los términos empleados tengan el mismo significado para todos. Para que sea objetiva debe hacerse a ciegas, lo que significa que no se puedan identificar la etiqueta, bodega, región de producción ni cualquier otro dato.

Para el sommelier mendocino Martín Mantegini, “es una actividad que no debe preocuparnos. Muchas veces supone cierto grado de sofisticación, dejando de lado la palabra degustación. Pero catar un vino no es otra cosa que degustarlo, es decir, sentirlo, verlo, tocarlo, oírlo, olerlo y saborearlo, tan simple como eso”.

Los especialistas dicen que hay un vino para cada momento, ya sea una reunión formal o un festejo, sólo hace falta descubrirlo y disfrutarlo con la persona que uno quiera.

Written by danroc

23, diciembre 2008 a 1:10 am

Publicado en noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: