AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

Agroindustrias, medidas positivas

leave a comment »

02/01/09
Fuente: Diario Los Andes

Luego de una larga espera, y en algunos casos algo tardíamente, tanto el Gobierno nacional como las provincias de Mendoza y San Juan acaban de hacer una serie de anuncios de medidas económicas, destinadas a mejorar la situación de los sectores agroindustriales de la región. No resulta fácil enumerar todas las medidas para la agroindustria porque hay superposiciones, faltan aún normas de instrumentación concreta. Pero en medio del fárrago, que debió presentarse más ordenadamente para mejor comprensión, queda claro que éstas resultarán positivas, si su implementación se ejecuta con rapidez y en forma accesible para los beneficiarios …

En el primer conjunto de disposiciones, de impacto directo, se encuentran las adoptadas por el Gobierno nacional rebajando los derechos de exportación en 50% para uva en fresco y mosto (de 10 a 5 %); y en pasas de uva que tributa 5 % y ahora lo hará a 2,5%.

Esta medida es claramente positiva para tres productos cuyas exportaciones están creciendo y benefician a las dos provincias, especialmente a San Juan. Debe recordarse que estas actividades han venido reduciendo sus márgenes de rentabilidad debido a un fuerte incremento de costos y un cierto retraso del tipo de cambio.

En consecuencia, aunque los porcentajes que se ganan son pequeños en las condiciones actuales pueden significar pasar de pérdida a ganancia. Se estima que para los tres productos el beneficio estará en el orden de 15 millones de dólares.

Luego hay un conjunto de medidas o anuncios realizados por ambas provincias. Prácticamente estas medidas son de orden crediticio, con tasas de interés subsidiadas o directamente a tasa cero. En algunos casos se trata de subsidios a algún producto como el damasco.

En cuanto a los créditos, deben distinguirse algunas situaciones. Así por ejemplo parecen bien orientados aquellos destinados a que los productores puedan cosechar y desecar las ciruelas, ya que incluyen fondos para la compra de los elementos para hacerlo. Por cierto también son importantes los montos de créditos que, entre aportes nacionales y provinciales, se aproximan a los 300 millones de pesos.

En igual sentido es muy positiva la capitalización de la Sociedad de Garantía Recíproca Cuyo Aval SA en 16 millones de pesos, ya que esos fondos aumentarán la capacidad de garantizar crédito en dos o tres veces esa suma. Debe recordarse que los créditos avalados por una SGR obtienen mejores condiciones de tasas y plazos que los recibidos directamente de los bancos.

Hay una línea de esta política crediticia que tiene por objetivo beneficiar a los productores, ya que los créditos a tasa cero a los industriales y empacadores de frutas son para que adquieran los productos a precios sostén establecidos por el Gobierno.

Esta política ya ha recibido algunas objeciones, porque si bien la obligación de devolución del crédito es del productor, la responsabilidad del negocio recae sobre el industrial o empacador. Esto implica que si el productor coloca su producción a esos precios, al menos habrá salvado sus costos, en tanto que el industrial quedará expuesto a la situación de los mercados, especialmente de exportación.

Parece que hubiera sido más conveniente haber aprovechado esta coyuntura especial para estimular la asociación entre los distintos actores de la cadena productiva, asumiendo riesgos conjuntos. Centrar todos los objetivos en beneficiar al productor y pensar que el industrial o exportador asumirá todo el riesgo puede llegar a malograr esta política.

Otra línea de acción de gran importancia y trascendencia es el acuerdo firmado entre ambas provincias, para que el dinero aportado por la provincia de San Juan para asistir a los productores sea canalizado a través del Fondo Para la Transformación y el Crecimiento y de Mendoza Fiduciaria SA, como se ha hecho aquí con el mosto.

Si bien esta unificación de políticas entre ambas provincias es muy positiva (es larga la lista de desacuerdos estériles), merece el reparo de que se trata de una fuerte injerencia del Estado en la economía, que no difiere demasiado de las recordadas Cavic y Giol.

Mendoza Fiduciaria SA es una sociedad prácticamente del Estado creada para canalizar fondos públicos sin las exigencias de las normas presupuestarias y contables.

Este manejo exige cuidado, en particular en atención a lo ocurrido con algunas empresas que, en el último año, entraron en falencia luego de recibir fondos y no pagar a los proveedores.
También merece reparos la participación del INV en cuestiones de políticas coyunturales de la vitivinicultura, cuando su función debería limitarse al control de genuinidad de los productos.

Algunas entidades reclaman, con razón, que los beneficios de la rebaja de retenciones debe extenderse a los vinos que tienen valor agregado y sufren la misma caída de rentabilidad que los beneficiados. Otros cuestionan como insuficientes las medidas, pidiendo subsidios en lugar de créditos.

Es muy difícil conformar a todos.

Pero con los reparos que hemos expresado las medidas resultan positivas en el actual contexto.

Written by danroc

2, enero 2009 a 11:20 am

Publicado en noticias

Tagged with , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: