AWPro de ArgentineWines.Com

El mundo del vino argentino, todos los días en tu PC

O. Fournier lanza su Cariñena chilena

with one comment

02/01/09
Fuente: Elmundovino | Jesús Bernard

José Manuel Ortega Gil-Fournier, presidente del grupo bodeguero español O. Fournier, se muestra muy satisfecho de su segunda vendimia en Chile, por la excelente acogida de sus vinos Centaury, que elabora en dos regiones de este país andino: el valle de San Antonio y el valle del Maule. La peripecia vital de Ortega, que cambió una prometedora carrera en la banca como jefe de inversiones del Banco Santander en Sudamérica, por la ambición de construir un grupo bodeguero volcado a vinos de calidad, le ha convertido en pionero entre las compañías españolas con bodegas en tres países …

Primero fue la modernista bodega del valle del Uco, en Mendoza, junto a la majestuosa cordillera de los Andes (2000). Allí sus vinos fueron pioneros en dar protagonismo a la tempranillo, que encontró una perfecta armonía con la malbec, y sus Alfa Crux se han posicionado, en menos de una década, entre los mejores vinos de Argentina. Luego adquirió una bodega en su tierra natal burgalesa, en Ribera del Duero, con un impresionante viñedo de tinta fina plantado junto al río Duero, en un suelo pobre con abundantes cantos rodados (2002). La concentración de fruta y finura a la vez del vino, supone un salto cualitativo en la región por la elegancia de sensaciones, pero con potencial de vida en la botella, como lo demuestra su sensacional Alfa Spiga, o su vino top O. Fournier, que solo elabora en añadas excepcionales. Y una vez asentada su familia en Mendoza, con su mujer Nadia Harón oficiando de chef en su vanguardista restaurante Urban, ubicado junto a la bodega, era lógico fijarse en Chile, por la cercanía geográfica y la fuerza expansiva de sus vinos.

Tras dos años viendo proyectos junto al director técnico el grupo, el enólogo mendocino José Spisso, apostaron por regiones poco desarrolladas (2007), el valle de San Antonio, y en la región del Maule, a 250 kilómetros al sur de Santiago.

En Leyda (valle de San Antonio) adquirieron 35 hectáreas, a tan solo 5 kilómetros del océano Pacífico, que posee un clima fresco y una gran amplitud térmica, y decidieron plantar 15 Ha de sauvignon blanc. Las brisas marinas refrescan el ambiente y por ello la vendimia en esta región la realizan un mes más tarde que en el valle del Uco (siendo ambas regiones del hemisferio sur); por ello la sauvignon blanc mendocina, que disfruta de una gran luminosidad por los 1.100 metros de altitud y la influencia andina, posee un carácter más tropical, mientras que el que elaboran en Leyda posee un estilo más fresco y herbáceo. Spisso, amante de la viña vieja para elaborar grandes vinos, considera que en esta última región siempre van a tener un porcentaje de viña de menos de 10 años, para que aporte el nervio y carácter herbáceo de la variedad; y en un futuro van a plantar en su finca pinot noir, pero de clones traídos de la Borgoña, pues lo que hay en el país son en exceso productivos.

En tan solo dos añadas se ha convertido su Centaury Sauvignon Blanc en uno de los mejores blancos del país, como refleja el galardón recibido este año al mejor blanco de la guía chilena ‘Mujer y vino’, elaborada exclusivamente por féminas. Y ya podemos disfrutar de su hermano mayor, el Alfa Centaury Sauvignon Blanc, que tras madurar ocho meses en barrica de roble posee un carácter más carnoso y tropical. En un futuro próximo construirán en su viñedo una bodega boutique para elaborar sus vinos del prometedor valle de San Antonio.

Para elaborar vinos tintos de alta gama con el sello O. Fournier han apostado por el valle del Maule, región del sur de la mejor zona vinícola del país, y que siempre fue una de las más tradicionales en Chile, como demuestra sus viñedos viejos. Recorriendo la extensa zona sorprende ver las viñas de gruesos troncos retorcidos, plantadas en vaso sobre sus propias raíces (a Chile no llegó la filoxera), y en secano. En Chile, donde predomina un 90% de viña de menos de 15 años plantada en espaldera y con riego, por lo que se obtienen grandes rendimientos, es una excepción encontrar una bodega como O. Fournier con todas sus viñas de uvas tintas con edades entre 65 y 120 años.

La futura bodega se construirá a finales de 2009 en Locomilla, en un hermoso paraje a orillas del río del mismo nombre (ver fotografía), rodeado de un viñedo viejo de la variedad país (el casi olvidado listán prieto de Canarias, llamado también mission en California y criolla chica en Argentina), recién injertado con cabernet sauvignon, cabernet franc, merlot, cariñena y syrah. Pero cuentan con otros sensacionales viñedos contratados en la región como en Linares, con una finca de 7 Ha. de viña vieja de cabernet franc, o un viñedo de cabernet sauvignon muy bien cuidado junto a su actual bodega alquilada (donde antes elaboraba los vinos chilenos la californiana Kendall Jackson).

Los suelos arenoso y pobre de Locomilla, que disfruta de un clima fresco por las brisas del mar y de la cordillera, con un salto térmico entre el día y la noche de hasta 20º C, son el terroir idóneo de estas variedades tintas de marcada personalidad. Junto al río se alzan los muros rojizos y altas columnas, cual gigantes termiteros, de la antigua bodega que allí se ubicaba, cuyo origen se remonta a 1840. Ortega se emociona hablando del pasado vinícola de esta finca, que descubrieron por casualidad, y que es un buen ejemplo de la larga tradición del vino en esta región.

Nos cuenta su apasionante proyecto en Locomilla, entre las centenarias ruinas de la antigua, que va a resurgir cual ave fénix en su vanguardista idea, con sus viñedos injertados y una nueva bodega, de corte moderno. La entrada de la misma está diseñada entre las altivas columnas, protegidas con una estructura de vidrio, y desde allí, aprovechando el desnivel del terreno, construirán las naves de elaboración y crianza de los vinos hasta llegar cerca del río, donde van a construir un embarcadero; y está previsto en el diseño original una sala de cata ubicada en una barcaza, para poder disfrutar de la navegación del río a la vez que se degustan los vinos. Todo un proyecto creativo a la altura de sus ambiciones.

En su actual bodega catamos las muestras de sus vinos que reposan en barricas de roble francés, y que con ocho meses de crianza nos sorprenden por su envolvente frutosidad: un Cabernet Sauvignon vigoroso y estructurado, un floral y seductor Cabernet Franc con mucho nervio, o su sensacional Cariñena, carnoso y de vibrante acidez, todos ellos muy poco marcados por la madera.

De entre sus vinos embotellados catamos es el Urban Blend ’08 (marca que utiliza en los tres países para sus vinos con tres meses en barricas), que resulta ser una delicia de sensaciones por su gran frutosidad (un ensamblaje de cabernet sauvignon, c. franc, cariñena y syrah), y se caracteriza por su carnosidad, un paso jugoso y final muy aromático. Aunque la estrella de la bodega es el Centaury Blend `07, compuesto en un 40% de CS, 30% de merlot y 30% de cariñena, con 12 meses de crianza en barricas nuevas de roble francés. Sin duda el corte ha sido un acierto, y el vino despliega una envolvente nariz balsámica, de gran frutosidad y buena estructura, que promete una excelente evolución en la botella.

Aunque en estos momentos están centrados en asentar sus vinos chilenos, José Manuel Ortega ya está pensando en nuevos retos, que posiblemente le llevarán al Douro portugués o a una región fría de California. Y al igual que hemos comprobado en Chile, el excelente tándem que conforma con José Spisso, les llevará a desarrollar vinos de memorable frutosidad y marcada personalidad.

http://elmundovino.elmundo.es/elmundovino/noticia.html?vi_seccion=25&vs_fecha=200901&vs_noticia=1230818672

Written by danroc

2, enero 2009 a 11:00 am

Publicado en noticias

Tagged with , , ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola , mi nombre es Ana Maria soy Chilena pero actualmente estoy en españa, he leido que esta muy satisfecho por su segunda vendimia en Chile, me alegro un monton, tenemos que considerar que Chile hace unos vinos exelente y todo debido a su clima que se acobija a la gran cordillera de los Andes, siempre he querido trabajar en un viñedos me gusta mucha la naturaleza y nunca he tenido la oportunidad de estar a la par, Se que esto que le voy a pedir es una patudes pero me gustaria tanto trabajar con vosotros, en toda mi vida he trabajado en oficina ( atencion al cliente, administrativo etc.).

    Por favor fuera uds tan amable de darme empleo y trabajar en su empresa, asi podria tambien explotar mi gran ciudad que es La Serena, he informarle que hau un pueblo mio natal en donde salen las mejores cocehas ya que se da en un habitat increible.

    Bueno por favor tome en cuenta esta peticion, y en lo que sea trabajare.gracias

    Un abrazo, saludos.

    Ana Maria

    Ana Maria

    9, junio 2009 at 5:57 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: